El Nuevo Gabinete del Gobierno Santos

0

El analista político, Alejo Vargas. (Colprensa-archivo)Por Alejo Vargas Velásquez

Profesor Titular Universidad Nacional   

Se inició el nombramiento del gabinete ministerial que va a  acompañar el segundo mandato de Juan Manuel Santos y es bueno conocerlo para saber el talante de los nuevos ministros y su representación política e inferir el perfil de las políticas públicas a si cargo.

El Presidente Santos ratificó al Ministro Cárdenas en Hacienda lo que significa una continuidad en las políticas macroeconómicas, que era lo esperado; igual sucede con la Canciller Holguín, que significa una valoración positiva de su gestión y una permanencia de la política exterior en sus ejes básicos y fundamentalmente en lo relacionado con mantener una fluida relación con los países de la región latinoamericana.

Igualmente el Presidente Santos nombró a Juan Fernando Cristo, destacado dirigente liberal, autor de la Ley de Víctimas y un decidido partidario de la política de superación negociada del conflicto interno armado, como Ministro del Interior, con lo cual reafirma la prioridad de la política que lo reeligió en la agenda del Gobierno, incluyendo la implementación de la ley de víctimas y de restitución de tierras. No hay duda que el nombramiento del Ministro Cristo es un mensaje de apoyo a una política reformista. Adicionalmente, será un ministro conocedor de la dinámica del Congreso y en esa medida podrá liderar con solvencia la agenda legislativa del gobierno en el Congreso. Igualmente fue nombrado Aurelio Iragorry en el Ministerio de Agricultura: recordemos que como Ministro del Interior fue el encargado de negociar los paros agrarios de los últimos meses lo cual lo mostró como un ministro con capacidad de negociar con sectores sociales, una tarea que va a ser fundamental en los próximos meses y años en que la conflictividad social aparezca cada vez más como algo normal en el contexto de la democracia colombiana.  Con un buen equipo técnico asesor que conozca los requerimientos de los diversos sectores de la producción agropecuaria podrá hacer un buen ministerio.

Cuando se trata de una reelección presidencial, en teoría los cambios ministeriales deberían ser menos relevantes pues se esperaría que buena parte del equipo de gobierno que contribuyo a la reelección debería mantenerse. Sin embargo en el  caso colombiano, si bien hubo una reelección presidencial hubo recambios importantes, no sólo en la propia fórmula ‘presidente-vicepresidente’, sino en la coalición política que lo reeligió y en las prioridades que en consecuencia debería tener el nuevo gobierno. En realidad se reeligió al Presidente y su política de búsqueda de solución negociada con la guerrilla para terminar el conflicto interno armado y avanzar en la construcción de paz en un escenario de  post acuerdos, pero muchas de las fuerzas políticas y sociales que lo apoyaron se modificaron.

Ahora bien, en un régimen presidencial como el nuestro, a diferencia de uno parlamentario, el nombramiento del equipo ministerial es una potestad exclusiva y excluyente del Presidente de la República y ellos son responsables solamente ante el Presidente -se dice de manera coloquial que los Ministros son una especie de ‘fusibles’ que se pueden quemar políticamente para proteger al Presidente-, a diferencia de los regímenes parlamentarios donde los Ministros, tienden a ser todos parlamentarios y representan claramente las fuerzas políticas o el partido político en el gobierno y cada uno de ellos es individualmente responsable políticamente ante el Parlamento -sobra recordar que el Parlamento no es una institución exactamente igual al Congreso, son instituciones con funciones similares en algunos casos y distintas en otros, porque corresponden a regímenes políticos diferentes-.

Es necesario señalar que como las prioridades políticas del gobierno en este caso se modifican, es seguramente esperable una renovación ministerial de alto calado. Las fuerzas políticas que apoyaron la primera elección no lo hicieron de igual manera para esta segunda; pero además la política pública que contribuyo fundamentalmente a la elección del Presidente en segunda vuelta, la búsqueda de la terminación concertada del conflicto interno armado y especialmente terminar bien las conversaciones con las FARC e iniciar y terminarlas con el ELN, requiere. Ministros claramente comprometidos y defensores en su sector de las mismas, sino tendríamos oposiciones políticas al interior del propio gobierno.

Adicionalmente hay ministros que no parecen haber cumplido a cabalidad sus tareas, o aunque lo hayan hecho han tenido un proceso de desgaste político que es normal en el ejercicio del gobierno y por lo tanto es recomendable su relevo. Se dice que adicionalmente habrá relevos en las carteras de Educación, Defensa, Medio Ambiente, Trabajo -por renuncia de su titular después de una positiva gestión-, Cultura, Comercio Exterior.

Se especula con ciertas bases en que a Educación iría la doctora Gina Parody, en Defensa se ha hablado de Néstor Humberto Martínez, a Medio Ambiente un miembro del Partido de los Verdes -sería la cuota de los verdes que apoyaron la reelección-, a Trabajo el ex dirigente sindical y ex alcalde Lucho Garzón -quien en la campaña presidencial de Santos dirigió el área de paz y reconciliación-, en Cultura seria alguien del Progresismo, en Comercio Exterior una destacada profesional de la Costa Atlántica.

Hay otros ministerios como Salud, Minas, Transporte y Justicia donde se escuchan voces encontradas, algunos consideran que deberían cambiarse los titulares, otros piensan que deseable sería su continuidad.

Pero es el Presidente de la República quien tiene la decisión soberana sobre este tema, aunque es útil señalar que él no debería desconocer la nueva realidad política del país.

Comments are closed.