El 70 % de las víctimas de las minas antipersonas sufre amputaciones

0

Una niña de 8 años, originaria de una comunidad indígena del Putumayo, es una de las 18 víctimas que este año han llegado con su cuerpo mutilado al Hospital Universitario del Valle, HUV, tras pisar un campo minado.

Cada mes ese centro asistencial recibe a pacientes afectados por las cargas explosivas de todo el suroccidente colombiano, incluyendo el departamento del Putumayo que pone un alto número de víctimas. Desde el 2006 a la fecha ha atendido 126 pacientes.

En el Valle del Cauca en la última década la cifra es de 236 personas lesionadas por el material detonante. El año pasado hubo 21 víctimas en el departamento, de acuerdo con la Secretaría de Gobierno Departamental. 

Los municipios con más campos minados son El Águila, El Cairo, Versalles, El Dovio, Trujillo, Riofrío, Sevilla, Bugalagrande, San Pedro, Cerrito, Guacarí, La Cumbre, Dagua, Cali y Jamundí.

Según Belkis Angulo, directora del programa de víctimas del HUV, la situación es trágica porque casi siempre se trata de personas humildes como campesinos, indígenas y niños que viven en zonas rurales y apartadas donde suelen haber campos minados por la insurgencia.

Las lesiones más comunes afectan manos, piernas, ojos, oídos y también producen facturas. Lo más grave es que en un 70 % de los casos hay amputaciones.

Este dramático panorama ubica a Colombia como el segundo país en el mundo, superado solo por Afganistán, con más casos de víctimas de minas antipersonas. El conflicto armado deja ya cerca de diez mil casos de personas caídas por la acción de estos elementos bélicos, entre ellos niños, campesinos y miembros de las Fuerzas Armadas.

El 4 de abril en Colombia y enotros países se conmemora el Día Internacional contra las Minas Antipersonas, convocatoria auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas para rechazar este tipo de actividades de guerra pero también para escuchar las historias de las víctimas y sus procesos de recuperación física y sicológica.

El vicepresidente de la República, Angelino Garzón, expresó que cuando una persona pisa una mina, no solo ella es la víctima sino también su familia y su comunidad.

“El Gobierno Nacional rechaza una vez más la utilización de estos artefactos explosivos como arma de guerra y exige a los grupos armados ilegales cesar de inmediato con la práctica de las minas antipersonal y entregar cuanto antes la ubicación de los campos minados en todo el territorio nacional para que, de esta manera, el Estado continúe previniendo a la población y avance rápidamente en el desminado y en la destrucción de estos artefactos”, expresó el alto funcionario.

Con el nombre de Remángate este jueves en varias universidades del país se realizarán varias actividades de reflexión y como acto simbólico los colombianos se remangarán una bota del pantalón en apoyo a quienes han perdido sus extremidades.

En Cali la Universidad Icesi proyectó la película Cinta mutilada, que muestra el dolor y el luto de los afectados.

Comments are closed.