La crianza de los hijos y la sociedad

0

Por Oscar Gamboa Zúñiga

Decía hace un par de semanas que estaba quizá siendo muy terco al seguir insistiendo en la necesidad de reinventar la sociedad desde lo ético y lo moral para poder hacerla viable, vivible y disfrutable. Creo que no me equivoco al seguir haciéndolo. Los hechos del día-día siguen demostrando que no se debe bajar la guardia en este propósito. La semana que termina conocí una información que francamente es una conducta superlativa de la irresponsabilidad. Como se sabe, después de seis años de haberse adquirido un vehículo y con una frecuencia anual, se le debe realizar una revisión tecno mecánica. Este no debe ser un ejercicio simplemente para cumplir con la ley, sino de mera responsabilidad consigo mismo y con la familia, ya que al no hacer esta revisión se corre un enorme riesgo de que ocurra un accidente por alguna falla tecno mecánica del vehículo con consecuencias que pueden ser irreparables.

Como una de las pruebas de la revisión está relacionado ni más ni menos con el estado de las llantas, pues sin ningún rubor ya se están alquilando llantas en buen estado para que el interesado las utilice mientras dura la revisión y luego que termine el “alquiler” y se pase la prueba, pues el “cliente” vuelve y retoma sus verdaderas llantas, o sea, las que están en mal estado para seguir rodando un año más o hasta que ocurra el accidente.  ¡Por Dios! No se sabe quién es más irresponsable, si el que oferta o quien demanda el servicio de alquiler.

Dado que las conductas de un adulto es el reflejo de la forma como lo criaron, relaciono lo anterior con lo que se aprobó en el congreso de la republica la semana que termina y donde se prohíbe cualquier forma de maltrato a los niños, lo cual comparto porque a los niños NO se les debe maltratar ni física ni psicológicamente. Pero mi reflexión es, ¿a qué se está llamando maltrato en esta ley? ¿Tuvo en cuenta la ley, como también lo exprese en una columna anterior que este es un país de regiones y que una cosa es criar un hijo en el norte de Bogotá y otra en zonas de guerra, ilegalidad, cultivos ilícitos y todos esos males que nos agobian todos los días, donde sino se está encima de los hijos, pueden tomar el peor camino?

Me disculpan, pero en una sociedad como la que tenemos desde las etapas tempranas de formación y crecimiento toca imponer disciplina desde el hogar. OJO no es maltratar a los niños es ayudarles a formarse. Sera que si un niño en su inocencia toma un dinero que nadie la ha dado y para evitar que siga haciéndolo se le reprende con firmeza, es maltrato? En este país somos muy dados a practicar el “mimetismo isomorfo”, que consiste en copiar mejores prácticas de otros lados que los hacen parecer eficientes, aunque no lo sean (“se mimetizan”). Consideran que pasar una ley es un “éxito”, aunque esta no sirva.

En resumen, somos copietas de otras culturas, otras formas de gobiernos y se nos olvida de donde venimos y los patrones éticos y morales que hoy nos rigen. Ojalá me equivoque y esta ley nos sirva estructuralmente para que en unos años tengamos menos jóvenes involucrados en problemas de violencia, sicariato, robos y cuanta cosa ilegal exista.

Cambiando de tercio, y dado que el gobierno nacional ya anunció la presentación de la nueva reforma tributaria, como colombiano de a pie me quedan reflexiones. En los últimos 50 años ha habido más de 30 reformas tributarias en Colombia y solo tres de ellas, según algunos expertos, han sido estructurales, otros, más radicales, dicen que solo ha habido una sola reforma tributaria estructural bautizada reforma Musgrave. La verdad yo no soy economista ni prospectologo, pero creo que no es buena enviar estas señales porque concluyo que algo esta pasando con la visión de futuro a la hora de planificar las finanzas públicas.

Alguien me dirá, pero esta pandemia no estaba prevista; eso es cierto, pero también pienso que siempre que se tomen decisiones pensando en el futuro debe haber un renglón que se llame contingencias o imprevistos. Esto para cuando lleguen escenarios no esperados, haya capacidad de reacción sin afectar tan dramáticamente las finanzas. A medida que avance el proceso de vacunación, se esperanza la llegada de una fase post Covid que trae un desafío central cual es la recuperación económica. No quiero pensar que en dos años que ya este instalado un nuevo gobierno, inicie entonces con una nueva reforma tributaria porque como siempre dicen…encontré la olla raspada y nos toca por el “bien del desarrollo social de la gente y la generación de empleo” aprobarla.

Felicidades en esta semana santa y que Dios nos saque ya este virus de nuestras vidas.

 

 

 

OSCAR GAMBOA ZUÑIGA

Comments are closed.