La Histeria en La Salpêtrière: El Show de Charcot

La Salpêtrière: El Teatro de la Histeria

Una visión retrospectiva al hospital parisino de La Salpêtrière nos conduce hacia un escenario poco convencional en la historia de la medicina. Este recinto, levantado en el siglo XVII por mandato del rey Luis XIV y originalmente destinado a albergar a los pobres de París, se transformó con el tiempo en un complejo asilo donde la mendicidad y la ociosidad eran vistas como flagelos sociales a erradicar.

La Evolución de La Salpêtrière

La Salpêtrière, que formaba parte de un trío de instituciones junto a La Pitié y La Bicetre, se erigió en un bastión para mujeres, incluyendo un espacio dedicado a la reclusión de prostitutas. La Revolución francesa marcó un punto de inflexión en su historia: bajo la dirección de Philippe Pinel, se liberó a los pacientes considerados locos, revelando una población de aproximadamente 10.000 enfermos y 300 detenidos.

Charcot: El Napoleón de las Neurosis

En este escenario de exclusión y olvido, Jean-Martin Charcot, apodado el «Napoleón de las Neurosis», tomó las riendas de un pabellón en 1862, dedicándose a desentrañar los misterios de la histeria, una condición médica que por aquel entonces era una amalgama de síntomas difusos. A través de su enfoque positivista, Charcot redefinió la histeria, apodada la «gran enfermedad del siglo», y le dio un marco clínico estructurado.

El Gran Espectáculo de la Histeria

Sin embargo, la ausencia de una lesión cerebral concreta que pudiera explicar la histeria llevó a Charcot a una práctica singular: la teatralización de la enfermedad. En un ambiente controlado, el neurólogo orquestó representaciones de ataques histéricos en cuatro fases, en un anfiteatro con matices rojizos y una iluminación artificialmente dramática. Las «lecciones de los martes» se convirtieron en un fenómeno público, atrayendo a multitudes fascinadas no tanto por la ciencia, sino por las mujeres, a menudo escasamente vestidas, que actuaban los síntomas de la histeria bajo la influencia de técnicas como la electroterapia o la hipnosis.

La Fotografía: Testigo y Cómplice

El uso pionero de la fotografía por parte de Charcot añadió un velo de autenticidad a estos «espectáculos», perpetuando la imagen de la histeria y de su propio genio médico. Entre sus alumnos se contaban figuras que marcarían el futuro de la medicina, como Sigmund Freud y Joseph Babinski.

Criticas y Legado

A pesar de su reconocida contribución a la neurología, Charcot no estuvo exento de críticas. Escritores y contemporáneos como Tolstoi y Maupassant expresaron su escepticismo ante sus métodos, y fue el médico sueco Axel Munthe quien inmortalizó su desaprobación en su obra «La Historia de San Michele», donde denuncia las prácticas en La Salpêtrière como un espectáculo anticientífico.

Charcot y las representaciones de la histeria en La Salpêtrière son un recordatorio de la compleja relación entre la medicina, la sociedad y el espectáculo, una relación que continúa evolucionando y desafiando nuestra comprensión de la salud y la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

más como este
RELACIONADOS

Guárico apunta alto: ¡Rumbo a récord en producción agrícola!

Guárico en Ruta hacia un Hit Histórico en Agricultura En...

Ruperti Confirma Trabuco de Grandes Ligas con Tiburones 2024-25

La Revolución de Tiburones de La Guaira: Grandes Ligas...

Despliegue Policial en El Valle y Cota 905, Anuncia Douglas Rico

Operativo de Seguridad en Caracas: Una Nueva Estrategia Contra...

WhatsApp: Nueva Función para Transferir Propiedad de Canales

WhatsApp Presenta Innovación en la Gestión de Canales En el...