La Industria de Licores del Valle: diez años de peleas para subsistir

0

licorera del valle

En la última década la ILV se ha dedicado a luchar para sobrevivir. Estuvo a punto de ser liquidad en el 2007 después de dos años generando perdidas y desde el 2008 no han parado los escándalos por desfalcos que hasta ahora se están esclareciendo.

El pasado 30 de mayo el Tribunal  Superior  de Cundinamarca  ratificó la condena fiscal de la Contraloría por daño patrimonial a la empresa Industria de Licores del Valle (ILV), después de rechazar una demanda de nulidad y restablecimiento del derecho del ex Secretario de Planeación Departamental del Valle del Cauca, Luis Humberto Castrillón Rodríguez. Lo que permite eliminar una de las esquirlas que ha quedado incrustada, causando tanto daño a la contabilidad de una de las empresas más importantes del departamento.

Esta es una de las tantas luchas a la que se ha enfrentado la licorera del Valle para subsistir, a lo largo de los años ha estado varias veces en jaque, por lo que muchos de los participantes de la junta directiva han sido sancionados, destituidos y por supuesto han quedado endeudados: los culpables del detrimento a la licorera deberán pagar de forma comprar tida cerca de $40.000 millones.

Este ha sido un camino largo. En un comienzo, en el proceso de responsabilidad fiscal, la Contraloría General de la Nación estableció un presunto detrimento patrimonial por $107 mil millones. Sin embargo, en el fallo de segunda instancia que profirió la Contralora Sandra Morelli Rico se determinó una pérdida por $40.767 millones, cifra que ha cambiado para este último comunicado de la Contraloría.

En el cual se dio a conocer el último fallo, que probó que durante el período 2008 – 2010 se adoptó un plan promocional de unidades producto que superó el porcentaje razonable del 6.4% del plan de ventas, lo que configuró un detrimento patrimonial; que además generó un menoscabo en las ganancias percibidas por el departamento del Valle en cuantía de $39.643.607.486.

licorera del valle2Según Víctor Manuel Escobar, presidente del Sindicato Nacional de los Trabajadores de las Industrias de Licores de Colombia, seccional Valle, “este es un tema bien complejo. En el 2007 cuando empezó a cumplir con su cargo actual, la empresa estaba en un momento muy difícil. En este año llegó como gerente Doney Ospina, quien antes había trabajado en INFIVALLE. Lo promovió al cargo el Gobernador de esa administración Angelino Garzón. Desde entonces Ospina inició el proceso de degustaciones, cuyo único objetivo, nosotros así lo pensamos y lo creemos, era fortalecer la entidad porque en ese momento llevaba dos años de perdida y si sumaba el tercero habría dejado de existir”.

Lo que se debe al Artículo 14 del Capítulo II de la ley 617 del 2000, el cual dice que si una empresa industrial y comercial del Estado o sociedad de economía mixta, genera pérdidas durante tres años seguidos, se presume de pleno derecho que no es viable y deberá liquidarse o enajenarse la participación estatal en ella, en ese caso solo procederán las transferencias, aportes o créditos necesarios para la liquidación.

Por esta razón, es que Doney Ospina, quien fue destituido como alcalde de Florida Valle por su relación con este delito, asegura que el llegó a la ILV: para prevenir que se liquidara la empresa.

“A partir del día 24 de enero del 2007, cuando yo a asumí la gerencia de la entidad encuentro una empresa totalmente quebrada a nivel financiero, con uno inventario muy alto, deudas con proveedores superiores a $28.000 millones, en el fondo pensional se habían utilizado más $29.880 millones y la empresa no tenía nada de capital de trabajo. Adicionalmente, contaba con más de 400 jubilados y tenía una planta de trabajadores de 200 empleados en ese momento. Lo que me toco a mi inmediatamente fue establecer un plan de salvamento de la compañía para lograr una recuperación financiera y el saneamiento fiscal”, agregó Ospina.

Además, respecto a las acusaciones en su contra, afirmó que la industria de licores del Valle como todas las industrias del país hace competencia comercial y utiliza planes promocionales, que sin estos, en un mundo tan competitivo como el de ahora, ninguna empresa podría subsistir. No obstante, según la Contraloría los planes promocionales adoptados en el período 2008-2010, fueron abiertamente desproporcionados e irrazonables.

Sin embargo, el Consejo de Estado decretó el año pasado la suspensión provisional del fallo de responsabilidad fiscal emitido por la Contraloría General de la República contra Ospina. Todo porque la contralora, Sandra Morelli, aplicó la Ley Anticorrupción que no estaba vigente para el periodo donde se presento el detrimento. El Consejo de Estado estipuló que “debe anotarse que la citada Ley solo entró en vigencia el 12 de junio de 2012, motivo por el cual se advierte que la Contraloría General de la República no la podía aplicar de manera retroactiva”.

Esta investigación que se adelantó contra el exgobernador Héctor Fabio Useche y Ospina se relaciona con tres convenios firmados con la Licorera del Valle y una unión temporal, en el 2010. En esa época, Useche era secretario de Salud del Valle y Ospina gerente de la Industria de Licores. Además, en todo este proceso que ha ido destilando el dinero de ILV, han sido implicados en total 18 funcionarios.

Se destacan el exgobernador de este periodo Juan Carlos Abadía y varios los colaboradores de su administración, como el asesor del despacho del Gobernador, Juan Pablo Muñoz; el secretario de Hacienda de la Gobernación del Valle del Cauca, Ezequiel Lenis Ramírez; los representantes personales del exgobernador Abadía (principales y suplentes), Raimundo Tello Benítez, Luis Telmo Rojas y Luis Alfredo García; y el ya mencionado secretario de Planeación Departamental, Luis Humberto Castrillón, quien al igual que los demás funcionarios, según la Contraloría actuaron con culpa grave al no examinar en concreto y a profundidad un proyecto de suma importancia económica como lo era la financiación de la política de promoción de la empresa.

Por esta razón, es que hay que destacar esta ratificación del fallo, que según el presidente del Sindicato Víctor Manuel Escobar, es una noticia muy importante para la empresa. “Todo el dinero de estas sanciones que ha impuesto la Contraloría entran a la licorera, como en el caso de $15.000 millones que teníamos en primera instancia, así quien haya entablado la demanda solicitara que el pago se hiciera a la Gobernación del Valle, la plata entra directamente a la ILV, esta es una entidad que hace parte del departamento”, comentó Escobar.

licorera del valle4Cabe recordar, por otra parte, que esta es una empresa que presenta muchos problemas que afectan sus finanzas anualmente. A pesar que el gerente de la ILV, Luis Fernando Martínez, dice que en el último año se ha cumplido con las metas propuestas, según Escobar todavía hay muchos inconvenientes en la promoción, comercialización y distribución de los productos.

De acuerdo a este sindicalista, cerca de 6 millones de botellas ha acumulado la distribuidora en años pasados. Las cuales se han ido quedando estancadas en las bodegas perdiendo una importante suma de dinero si tenemos en cuenta que esta cantidad es más del 30 % de las unidades comercializadas en el último año. Más si se tiene en cuenta que las 19.014.808 unidades del 2013 son las ventas más altas de la historia de la ILV.

Por otra parte, los principales problemas en las finanzas de la ILV se presentan por varios factores como la venta ilegal de licores fabricados en otros departamentos que no tienen permiso para comercializarse en el Valle, los altos niveles de contrabando de licores importados y la venta de licor adulterado.

El sindicato asegura que estos temas son de suprema importancia y que tiene que haber un mejor proceso de mercadeo, un mayor seguimiento a los licores ilegales y unas campañas educativas contundentes para atacar el problema del licor adulterado. Un flagelo que no solo afecta al Valle, de acuerdo a un estudio del 2012 de la Asociación Colombiana de Industrias de Licores (ACIL) alcanza casi el 25 % a nivel nacional.

licorera del valle3Pero esto no termina ahí, Escobar, sostiene que la ILV le adeuda $36.000 millones a proveedores y $28.000 millones a Infivalle y que varias veces han solicitado que se mejore la parte de mercadeo en la empresa, algo que hasta ahora preocupa y no parece ser escuchado. Según el sindicalista “la propuesta de SINALTRALIC siempre ha sido que la empresa tome el control del mercadeo y el mando de la marca, que no se puede seguir en manos de la comercializadora”.

Sin embargo, no todo parece ser malo, se destaca la buena promoción que se ha hecho en el extranjero del Ron Marques del Valle, el cual se ha ido posicionando tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Según Martínez en el último año, solo en Europa, se vendieron más de 900 mil unidades de esta bebida embriagante. Además, se espera que en este 2014 las ventas de los productos de la ILV sigan subiendo como ha venido pasando en los últimos años, donde en el 013 hubo un crecimiento en las ventas superior al 12 % respecto al año inmediatamente anterior. Por esto, se espera que la Industria de Licores del Valle salga a flote por encima de todos los percances y que cada uno de estas batallas ganadas ayuden a convertir a esta empresa en la más importante del departamento

Comments are closed.