La labor de un buen alcalde

0

alfonso otoyaPor: Alfonso Otoya

La democracia como sistema de elección para nuestros mandatarios locales nos ha dejado muchas lecciones, una de ellas es el hecho de privilegiar los resultados a problemas de corto plazo sobre aquellas medidas que brindan soluciones a problemas estructurales y cuyos resultados solo se verán en el mediano o largo plazo.  Políticas como la revocatoria del mandato acrecientan aún más los temores de los  alcaldes frente a una caída de su popularidad e incentivan a estos a implementar soluciones de carácter popular más que soluciones estructurales, que es lo que verdaderamente necesita una ciudad.

 Por esta razón nuestros dirigentes se ven motivados a invertir grandes partidas presupuestales en obras de infraestructura y se descuidan temas estructurales de política pública de fondo como lo son la prevención en temas de salud. Este no es el caso del alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero que si bien mantiene una preocupación constante por mejorar el bienestar de los caleños no se encuentra obsesionado con los resultados de corto plazo.

Para  la muestra un botón; en medio de la crisis del sistema de salud en Colombia, Santiago de Cali a través de sus cinco IPS públicas (denominadas ESES) ha logrado mejorar los indicadores de calidad en el servicio a través de una mayor asignación de presupuesto como es el caso de la ESE Oriente donde el presupuesto ha presentado un incremento de más del 50% del 2011 al 2014. Estos incrementos presupuestales han permitido mejoras en la atención al público y en la ampliación de la cobertura al pasar de 588 mil personas cubiertas por el régimen subsidiado y  la PPNA (Población Pobre no Asegurada)  en el 2011 a 690 mil en el presente año. Son más de cien mil caleños con acceso a los servicios de salud lo cual genera impactos en los indicadores de equidad y calidad como lo son los índices de mortalidad materna e infantil así como la tasa de embarazo adolecente.

En el informe de calidad de vida del 2012 y 2013 de Cali Cómo vamos se observa como la tasa de mortalidad materna pasa de 9 casos en el 2011 a 4 casos en el 2013, lo que implica una caída dramática en la tasa al pasar de 30.5 por cien mil nacidos vivos a 14.9. Respecto a la mortalidad infantil en menores de 1 año también se presenta una reducción importante al pasar de 9.3 por mil nacidos vivos a 8.

Estas cifras muchas veces las vemos de manera fría y aislada porque no afectan el día a día de los ciudadanos, pero sin duda son indicativos importantísimos del nivel de desarrollo de una sociedad y de cómo se está siendo más o menos equitativo en la cobertura de salud. Con inversión en prevención durante el embarazo se está  logran reducir las muertes de niños y madres.

El embarazo adolecente es otro indicador que ha presentado reducciones importantes para Cali, en el caso de la ESE Norte, por cifras suministradas por la Secretaria de Salud, el embarazo en adolecente paso del 28% en el 2011 al 18% a Junio del presente año. Esta reducción valida la inversión en prevención que está llevando a cabo la alcaldía de Cali.

La menor tasa de embarazo adolecente, mortalidad materna e infantil reflejan el compromiso del alcalde Guerrero con las soluciones estructurales y de largo plazo para mejorar la inequidad y el balance social de nuestra querida Santiago de Cali, esa es la labor de un buen alcalde.

Comments are closed.