¿La mala hora de Roy?

0

Al presidente del Senado, Roy Barreras, todo le salió mal durante la semana pasada. Comenzó protagonizando un desagradable episodio en la propia Casa de Nariño, donde pretendió que los ministros se retiraran de una reunión que la bancada del Partido de la U sostenía con el Presidente de la República y parte de su equipo de gobierno.

Barreras argumentó que quería hablar con Santos cosas que los ministros que pertenecen a otros partidos no deberían saber. El presidente “lo paró en seco”, le dijo que si los ministros debían retirarse, él también lo haría. La solicitud fue interpretada por varios como el deseo de Roy de exigirle al Presidente más representación para la U en el Gobierno, es decir, más puestos.

Por otra parte, el presidente del Senado no pudo explicar tampoco por qué sus colegas dejaron a las víctimas hablando solas en el Congreso el pasado 9 de Abril, y se enredó con la designación de una comisión de senadores para viajar a Caracas a seguir las elecciones en Venezuela. Después de que había conformado la comisión, el gobierno venezolano le notificó que no estaban invitados, por lo que Barreras terminó “lagarteando” una invitación que finalmente le hizo llegar el movimiento que respalda a Henrique Capriles.

Pero aún falta lo peor: la revelación de un pacto escrito en el que Barreras hace compromisos con una iglesia cristina de la ciudad. El senador ofreció conseguir dinero, sabotear el matrimonio entre parejas homosexuales y dar puestos a cambio de los disciplinados votos cristianos. Las explicaciones que ha dado han resultado peores que el pacto. Reconoció que lo había suscrito, pero anunció que lo iba a incumplir.

Lo que la gente se pregunta en Cali es si esa conducta será calificada por la Procuraduría como causal de mala conducta o si la campaña pro Ordóñez ayuda. Sea lo que fuere, el mejor resumen lo hizo el propio Barreras en su Twitter: ¡Uff, qué semanita!

 Ver más de lo que la gente se pregunta en Cali

Comments are closed.