La Tortura en la Era Bush

0

Guantánamo-torturaTal vez lo más controversial es que ninguno de los detenidos recibió juicio, lo que de acurdo con el derecho internacional hace su detención ilegal.

Por Alejandro Sánchez González

@AlejoSaGo

Esta semana el Senado estadounidense reveló un detallado informe sobre el uso de la tortura durante la administración Bush. Luego de cinco años de investigación, la comisión de inteligencia del órgano legislativo resumió los hallazgos en 500 hojas. El contenido explica cómo se operaron los centros de reclusión que alojaban sospechosos de terrorismo. Estas revelaciones son una radiografía de una de las principales políticas de la era Bush, y un referente para el diseño de futuros mecanismos de inteligencia. Las reacciones no se hicieron esperar. Por un lado, buena parte de la opinión publica mostró su indignación al conocer los detalles de cómo los sospechosos fueron maltratados física y psicológicamente. Sin embargo, la CIA y la NSA justificaron su estilo operativo en nombre de la seguridad nacional.

Cinco puntos del informe resumen cómo se interrogaron a los sospechosos de terrorismo durante la era Bush. Primero. Queda en evidencia que la intensidad y la frecuencia de las operaciones fueron siempre mayores a las públicamente admitidas. La técnica de waterboarding, o ahogamiento simulado, únicamente fue reportada por la CIA en tres ocasiones. Algo que desmintió el reporte. Según el comité de inteligencia, todos los prisioneros fueron sujetos por lo menos una vez a esta práctica. Adicionalmente, el documento muestra que las amenazas de violación y muerte eran usadas constantemente durante los interrogatorios. Esto combinado con la exposición a material pornográfico y videos snuff, dejaron serias secuelas psiquiátricas en los prisioneros durante y después de su reclusión.

Segundo. El reporte también dejo en evidencia la falta de control sobre las operaciones dentro de estos centros de reclusión. Según el documento, durante la administración Bush no existieron mecanismos que vigilaran el uso de la tortura. El estar ubicados fuera del territorio estadounidense sirvió para que los centros pudieran evitar controles.

Tercero. Se evidenció la forma en que la CIA proporcionó información incorrecta sobre el resultado de estos interrogatorios. En otras palabras, el Senado y otros entes administrativos aparentemente recibieron información con resultados favorables que eran adulterados para justificar el proceder de la CIA. De esta forma la opinión pública fue igualmente engañada ya que la única fuente de información que se manejaba era la que reproducían los medios, que a su vez la recibían de fuentes oficiales.

Cuarto. Se sabe que existieron agentes que se reusaron a emplear mecanismos de tortura durante los interrogatorios. Y por esto fueron castigados. El informe muestra casos en los que operarios de los centros de retención fueron removidos de sus cargos por cuestionar la legalidad de la tortura.

Finalmente. El reporte arroja reveladores datos sobre el número y los cargos en contra de los prisioneros. La CIA oficialmente aseguro que el número de prisioneros era menor a los 100. Aunque la cantidad de presos en estos centros de detención es aún incierta, el comité de inteligencia estima que al menos 119 personas han pasado por estos centros de retención. Tal vez lo más controversial es que ninguno de los detenidos recibió juicio, lo que de acurdo con el derecho internacional hace su detención ilegal.

Comments are closed.