Las carreras de los World Games

0

Luz Adriana BetancourtPor Luz Adriana Betancourth
Twitter: @Luzbeta

Este jueves 25 de julio por fin sabremos a qué saben los World Games, un evento cuya sede fue solicitada por personajes ajenos a las actuales administraciones municipal de Cali y departamental del Valle, que en el 2009 viajaron a China y pidieron la sede para el Valle del Cauca, pero hicieron poco o nada para que el departamento estuviera preparado hacia el compromiso en que lo metieron.

Sin embargo, en la administración pública se hereda lo bueno y lo malo, y por ello al alcalde Guerrero y al gobernador Delgado les tocó asumir en año y medio la responsabilidad de lo que otros no hicieron. Con el ingrediente adicional de que la Gobernación del Valle no ha tenido recursos para aportar, pues se encuentra en difíciles condiciones económicas, paradójicamente por decisiones desacertadas del mismo equipo de gobierno que pidió que Cali y el Valle fueran sede de los World Games.

Menos mal que venimos de una tradición criolla que dice “a lo hecho, pecho” y respirando profundo. A la administración pública caleña le tocó, en algunos casos, construir la infraestructura necesaria y, en otros, reparar los escenarios existentes, para desarrollar las competencias en 32 disciplinas deportivas; un hecho que tal vez desconocen muchos caleños, y por ello critican sin reparo que aún haya obras sin concluir.

Si al esfuerzo de quienes trabajan regionalmente para que el certamen deportivo sea exitoso le sumamos la actitud positiva de los habitantes de Cali para acompañar a los deportistas mundiales en todos los escenarios, podremos decir que el sabor de los Worl Games será dulce. No alcanzamos a imaginar cuánto estrés, cuánta gastritis, cuánto sudor y lágrimas se derramado los organizadores para que Cali se luzca del 25 de julio al 4 de agosto de 2013. Por ellos y por los deportistas locales y mundiales que estarán en Cali, sumemos nuestro ánimo para embellecer con alegría una ciudad que físicamente ya está hermosa.

El beneficio a largo plazo, más que el título de haber sido la sede de los novenos Juegos Mundiales, será dejar a Cali con nuevos escenarios deportivos, los que ojalá tengan el mantenimiento adecuado para que no se arruinen y se les reserve el presupuesto necesario para que cientos de jóvenes de todos los estratos socioeconómicos puedan dedicar su tiempo libre al deporte, en lugar de arriesgar su vida en esquinas y en actividades peligrosas.

A los que critican por desconocimiento, les quiero decir que las carreras que  muchos contratistas y funcionarios públicos tienen desde hace dieciséis meses ya debería merecer por lo menos unas cuantas medallas de oro, porque están doblando esfuerzos para cumplir con un desafío que les dejó la improvisación y afán protagónico de otros personajes años atrás. Ojalá que quienes no asumieron las obligaciones que les correspondían no reaparezcan ahora a sacar pecho, con el favor de lambones a sueldo, que se han vuelto profesionales en tratar de hacer brillar como si fuera oro lo que a veces ni siquiera llega a cobre.

Comments are closed.