Las cifras de la desmovilización de miembros de grupos armados ilegales en el Cauca

0

El departamento del Cauca, pese a que es un escenario de conflicto armado permanente, también se ha convertido en un espacio para la dejación de las armas y de aporte a la construcción de paz. Hoy un amplio grupo de mujeres y hombres trabajan para resarcir el daño cometido cuando hicieron parte de las filas de las guerrillas y autodefensas.

Foto 1

Por Ferney Meneses Gutiérrez – Edilma Prada Céspedes

En alianza con El Nuevo Liberal

La historia del Cauca ha estado ‘marcada’ por el accionar de grupos armados ilegales, el reclutamiento forzado y los ataques indiscriminados contra la población civil; sin embargo, la dinámica de la violencia y la fuerte presencia de miembros de la Fuerza Pública, ha generado que un grupo de personas, aparentemente cansadas de la guerra, se hayan desmovilizado.

Estos excombatientes, una vez empiezan el proceso de la dejación de las armas ingresan a un programa de reintegración a la vida civil, que tiene como objetivo que ellos recuperen el tiempo perdido en el monte y en la marginalidad, y empiecen a realizar sus aportes hacia  la construcción de espacios de convivencia y reconciliación en el país.

De acuerdo con la Agencia Colombiana para la Reintegración, ACR, en el Cauca, a septiembre de 2013, hay un total 382 personas activas en el proceso de reintegración, de las cuales 281 son hombres y 101 son mujeres.

Los grupos ilegales a los que pertenecieron corresponden a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc); las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC); el Ejército de Liberación Nacional del Pueblo (ELN); Ejército Revolucionario Guevarista (ERG); y el Ejército de Popular de Liberación (EPL). La ACR, también informó que de ese número, 117 se desmovilizaron de manera colectiva y 265 lo hicieron de manera individual.

Diego Fernando Flores, subdirector de Gestión Legal y Acción de Permanencia de la Agencia Colombiana para la Reintegración, manifestó que tienen estructurado todo un proceso de apoyo para las personas que abandonan los grupos y que son certificadas como desmovilizadas.

“Ofrecemos servicios como salud, educación, formación para el trabajo, proyectos productivos, beneficios de empleabilidad, atención psicosocial y desarrollamos una ruta de reintegración”, afirmó.

Agregó que tienen establecida una estratega de corresponsabilidad, que consiste en buscar escenarios en los sectores públicos y privados para que los desmovilizados se reincorporen a la sociedad civil. “Si no se hace con toda la sociedad, esto no va a salir avante, si no va a hacer muy difícil, y la estigmatización de estas personas pues va aumentar”, expresó el funcionario.

Frente al caso del Cauca, se especificó que el 80.60 % de la población reinsertada está ocupada laboralmente; el 100 % ha recibido atención psicosocial; alrededor del 80 % ha obtenido formación para el trabajo, y más del 50 % ha sido beneficiada con educación.

Foto 2

Un proceso visto con ‘buenos ojos’

El gobernador del Cauca, Temístocles Ortega Narváez, manifestó al respecto, que “los datos que tenemos del Cauca, y en el país de la Política de Reinserción del gobierno nacional han sido datos muy alentadores. En este departamento lo ha sido por la cantidad como por la calidad de los alzados en armas reinsertados; comandantes de cuadrillas y sus militantes han atendido la petición del Gobierno de hacer parte de la vida civil normalmente”.

De acuerdo con el mandatario, este ha sido un proceso que avanza muy bien, “que tiene un impulso con los diálogos de paz” y que se espera culmine prontamente de manera exitosa.

Agregó que por el número de reinsertados que se han reportado en el Cauca, se cree que hay un ambiente propicio para hacerlo. “Además pienso que lo que pasa en La Habana también facilita que la reinserción sea exitosa. Ojalá que sigamos así”, puntualizó el mandatario de los caucanos.

Ortega Narváez indicó finalmente que se trabaja de la mano con las Políticas Nacionales lideradas por la oficina de la Presidencia de la República, encargada del tema, porque se trata de ofrecerles a los reinsertados las condiciones sociales y económicas para que vuelvan a la vida civil y sean aceptados por la sociedad colombiana.

IMPORTANTE -GraficoCifras

Desmovilizaciones en aumento

El coronel Alejandro Pinzón, comandante de la Brigada 29 del Ejército, con sede en Popayán, expresó que el tema de la reinserción en el departamento del Cauca está muy interesante, y que a pesar de que se han tenido unas estructuras de las Farc y del ELN activas desde hace mucho tiempo en la región, “hay mucha gente cansada; ya los guerrilleros, los auxiliadores o colaboradores se han dado cuenta que en ese camino es una guerrilla que está totalmente dedicada al narcotráfico y a la minería ilegal”.

De acuerdo con el coronel Pinzón, una constante que se ha identificado respecto a las causas de la desmovilización de las filas guerrilleras es que en el caso de los subversivos ‘rasos’, “se dan cuenta de que son utilizados”, mientras que los jefes “se dan cuenta de que ya no tienen ningún fin; ahí tenemos el ejemplo claro del cabecilla El Tigre (del ELN), que a pesar de ser cabecilla, con tres más, se retiró porque no veían una salida. ¿Qué sacan con tener dinero en los bolsillos si no tienen una salida a la comunidad, al comerció, a la población de bien?”.

Por ejemplo, en el caso de alias El Tigre, quien era el comandante de la compañía Lucho Quintero Giraldo, del ELN, y quien decidió dejar las armas junto a 29 de sus subalternos el pasado 16 de julio (en El Tambo – Cauca), este exalzado en armas expresó que “me entregué al Ejército Colombiano de una manera voluntaria […] creo el factor más importante y más relevante ahí es una vaina de cansancio físico en los mismos muchachos y en mí personalmente también”.

Agregó, además, que problemas de salud que los afectaban los obligaron a dejar las armas, así mismo la falta de estar cerca de sus familias. “Podemos decir que ver minuciosamente esta decisión que tomamos y pues a ver si por este lado también le podemos dar una salida política al conflicto, es un ejemplo también a seguir, de que desde acá podemos seguir luchando por el pueblo sí nos profesionalizamos”, puntualizó en su momento el exinsurgente.

Por su parte, el coronel Alejandro Pinzón está convencido de que “poco a poco las autoridades vamos avanzando, y qué mejor alternativa que la que está dando el Estado para ofrecerles a estos muchachos una oportunidad de vincularse a una vida legal y tranquila”.

Luego de la reintegración a la vida civil

El Cauca tiene experiencias exitosas de reintegración de excombatientes de grupos armados ilegales.

Un caso para destacar nos lleva al pequeño poblado de Ortega, corregimiento del municipio de Cajibío, centro del Cauca. Allí en el año 2003, un total de 153 campesinos, y quienes se hacían llamar las Autodefensas Campesinas de Ortega, entregaron las armas; ellos durante varios años decidieron armarse para defenderse de grupos guerrilleros. En la zona operaban los frentes 6.º, 8.º, y la columna Jacobo Arenas, de las Farc, y el frente Lucho Quintero, del ELN.

Tras una negociación con el Gobierno Nacional, iniciaron un proceso de reintegración y lograron cambios para su comunidad.

“En Ortega, Cauca, tenemos un grupo de personas que cuando se desmovilizaron eran analfabetas, hoy ya saben leer, saben escribir, tienen proyectos productivos que es exitoso y que es viable económicamente”, puntualizó Diego Fernando Flores, subdirector de Gestión Legal y Acción de Permanencia de la Agencia Colombiana para la Reintegración.

 

 Personas activas en proceso de reintegración en el Cauca a septiembre de 2013
Municipios de residencia No. de personas

% de población

Popayán

157

41.10 %

Cajibío

78

20.42%

Santander de Quilichao

53

13.87%

Guapi

9

2.35%

Puerto Tejada

6

1.57%

Otros

79

20.68%

TOTAL

382

100%

Horizontes luego de la dejación de armas

Treinta y cuatro desmovilizados de las Autodefensas Campesinas de Ortega – Cajibío, luego de un proceso de reintegro a la vida civil, se convirtieron en aprendices del Sena, y hoy lideran un proyecto productivo que les ha permitido alcanzar sus sueños lejos de las armas, demostrando que se puede cambiar.

Moralife, como fue bautizado su proyecto productivo, creado en el 2011, inició con el cultivo de mora; posteriormente los desmovilizados aprendieron a transformar la fruta que no vendían en otro tipo de productos.

Los integrantes de  Moralife, actualmente aprendices del Sena, e integrantes del programa Jóvenes Rurales Emprendedores, avanzan con su iniciativa agraria, que les ha permitido resocializarse y demostrar que, cuando se quiere, se puede cambiar de vida.

Ellos hacen parte del Centro Agropecuario en la Regional Cauca, y luego de su desmovilizaron en 2003 se trasladaron a una finca situada en la Parcelación Santa Bárbara –en la vía que conduce de Popayán a Coconuco– y allí conformaron la Asociación de Desmovilizados del Cauca, desde donde trabajan en propuestas que les permitan el sostenimiento y mejoramiento de su calidad de vida.

Fue en 2009, que los miembros de la asociación –con el apoyo de la Alta Consejería para la Reintegración (ACR)– solicitaron capacitación del Sena en el tema del cultivo de mora.

«Iniciamos un proceso que hasta ahora es único en Colombia, donde convivimos desplazados y desmovilizados. Hoy, cada quien tiene una parcela», explicó Lizardo Becoche, presidente de la asociación.

En 2012, el Sena realizó una capacitación relacionada con el proceso de transformación agroindustrial de frutas; los aprendices comenzaron a utilizar la mora que no se vendía, en la elaboración de yogures, mermeladas, jugos naturales y postres.

De esta manera, los miembros de la asociación lograron asegurar la comercialización de la mora en Popayán (Cauca), inicialmente con un hipermercado local –por un valor de 18 millones de pesos mensuales– y luego en las plazas de mercado de los barrios Bolívar y La Esmeralda, donde los distribuidores compran mensualmente alrededor de 42 millones de pesos –valor que equivale a 9.000 kg al mes–.

Elkin Mauricio Ávila, subdirector del Centro Agropecuario, ha destacado constantemente las alianzas que han surgido a partir de este proyecto: «El Sena dio los lineamientos, asesorías, hizo propuestas, y a partir de allí se aliaron muchas entidades del Estado».

Desmovilizados activos proceso reinserción

exgrupo

 

No. de personas

 

Porcentaje del total

FARC

220

57.60 %

AUC

121

31.67 %

ELN

40

10.47 %

ERG

1

0.26 %

EPL

0

0.00 %

TOTAL GENERAL

382

100.00 %

 

Espacios para la convivencia y reconciliación

La Agencia Colombiana para la Reintegración, ACR, informó que en todo el país en proceso de reintegración se encuentran 32.168 personas; periodo comprendido entre junio de 2012 a mayo de 2013.

Entre los apoyos que se desarrollan de manera concreta están los ‘Espacios para la Convivencia y la Reconciliación’; allí se fortalecen las bases sociales, económicas y culturales de las comunidades receptoras de la población desmovilizada.

“La Política de Reintegración establece que la reconciliación es uno de los principios básicos del proceso de Desarme, Desmovilización y Reintegración. La ACR promueve acciones de servicio social que vincula  a desmovilizados a la solución de problemáticas de la comunidad”, dio a conocer el organismo.

En el caso particular del Cauca, un total de 101 desmovilizados han trabajado en diversos programas de apoyo comunitario, como embellecimiento de espacio público; recuperación ambiental; generación de espacios de recreación, arte, cultura y deporte; acompañamiento a la atención en salud y alimentaria; multiplicadores de conocimiento; y aporte de habilidades especiales.

Estado de las personas desmovilizadas en el proceso de reintegración Cauca

Estado

Colectiva

Individual

Total general

Activo

117

265

382

Culminado

16

7

23

Inactivo

2

29

31

Suspendido

1

0

1

TOTAL

136

301

437

Comments are closed.