“Las finanzas de Cali quedan muy bien”: Cristina Arango

0

Entrevista de Claudia Palacios
Twitter: @Claudiapcnn

Como si no hubiera sido hasta hace un mes la funcionaria estrella de la administración del alcalde Guerrero en la dirección de Hacienda, Cristina Arango empezó de ceros en su nueva tarea como directora de Coljuegos. En esta conversación revela que la Lotería del Valle se reforma o se acaba, habla de lo que le dejó su paso por la alcaldía de Samuel Moreno y cuenta por qué se dejó seducir de nuevo por la capital, a pesar de que en «la tierrita» su futuro era prometedor.

Cristina Arango (2)

Claudia Palacios: ¿Cómo encontró el sector de juegos de suerte y azar, si deben tanta plata como se dice?

Cristina Arango: Coljuegos es una entidad nueva, que tiene los elementos para poder hacer un mejor recaudo en el futuro. Más que deudas lo que creo que hay es un potencial importante para el sector salud desde los juegos de suerte y azar.

Claudia Palacios: ¿En qué se basa para decir eso?

Cristina Arango: En que si nos comparamos con otros países, uno lo que ve es que por ejemplo en Chile recaudan alrededor de 65 dólares por persona; en Panamá, 38; en Argentina, 26; y en Colombia, alrededor de 7.2. O sea que hay un potencial grande de crecimiento y de formalización del sector y podemos crecer en términos de transferencias frente a nuestros pares.

Claudia Palacios: ¿Y la idea es llegar a qué, al nivel de Chile?

Cristina Arango: Es difícil establecer un porcentaje porque eso lo determina el nivel de desarrollo del sector. Depende del desarrollo del mercado en sí mismo, pero tenemos que crecer.

Claudia Palacios: ¿Para lograrlo hay que modificar la ley?

Cristina Arango: Yo creo que con lo que tenemos podemos sacar nuevos juegos y generar nuevos ingresos. Sacamos las apuestas deportivas paramutuales y se abrió la licitación. Ese juego es básicamente como el Ganagol de hace unos años, que le representará alrededor de $50.000 millones anuales a la salud.

Claudia Palacios: ¿Para aumentar el porcentaje hay que expedir una nueva reglamentación?

Cristina Arango: Para cambiar los porcentajes habría que modificar la ley. Yo creo que con lo que tenemos podemos tener más recaudo. Debemos ser más juiciosos fiscalizando los que tenemos.

C.P.: ¿Están evadiendo los empresarios de los juegos o por qué hay más potencial?

C.A.: Hay más potencial porque hay juegos que no se han desarrollado y se deben desarrollar. Estamos enfocados en localizados, que son los casinos, y en dos novedosos, que son Baloto y Súper Astro. Nos hace falta hacer un trabajo en términos de fiscalización en los casinos. El sector percibe que hay una competencia ilegal y, por lo tanto, no paga derechos de explotación de juegos de suerte y azar.

C.P.: Cuando mencionó la necesidad de hacer más fiscalización mencionó a Baloto, ¿deberían pagar algo más?

C.A.: No, de lo que más control se tiene es de Baloto, porque se maneja a través de una fiducia que ha funcionado bastante bien.

C.P.: A propósito de Baloto, ¿en qué va la discusión sobre si fue o no legal abrirle el segundo juego, que es la revancha?

C.A.: Ha pasado alrededor de un año y se debe hacer un análisis en términos de los ingresos del juego para saber si se requiere o no cobrar mayores niveles de derechos sobre esos juegos.

C.P.: Hábleme del chance, ¿en qué están las investigaciones por los escándalos conocidos y qué piensa hacer para evitar que se repitan esos escándalos?

C.A.: El chance lo manejan las entidades territoriales desde su competencia. Cada una saca una licitación y adjudica el chance. Coljuegos, a través del Consejo Nacional de Juegos de Suerte y Azar, trabaja en materia de regulación. Creemos que se deben mejorar los reportes de información que actualmente solo se realizan en términos de los derechos de explotación y no en términos del juego. Eso significa que no tenemos información confiable sobre cómo están operando el juego. Por ejemplo, hay un porcentaje de la venta que se hace con formularios de papel y sobre eso no hay ningún control. Entonces, en este momento trabajamos con la Superintendencia de Salud para poder hacer verificación sobre la información del juego. Lo otro que tenemos que hacer es que el sector sea más transparente y podamos tener más información sobre el sector.

C.P.: Pero lo que se haría para evitar la relación con grupos al margen de la ley, ¿qué ha pensado?

C.A.: En este momento hay alrededor de 9 licitaciones que se vencen en el 2014. Entonces, Procuraduría, Supersalud y nosotros hacemos comentarios para tratar de mejorar la operación del juego y que la licitación quede bien montada.

C.P.: ¿Cuándo estaría el nuevo juego de las apuestas deportivas?

C.A.: Debe estar adjudicado alrededor de mayo, dependiendo de los oferentes. El cronograma está para adjudicar en mayo la licitación.

C.P.: Escuché una molestia por parte de empresarios de juegos de suerte y azar que quisieran entrar a participar de esa oferta, pero dicen que son pocas empresas que participan. ¿Usted piensa abrir esa torta?

C.A.: Siempre es bueno diversificar los operadores, pero no podemos sacrificar la calidad del juego. Hablando específicamente de apuestas deportivas, se requiere que sea un solo operador porque tiene que ser fuerte, tiene que tener puntos de venta repartidos por todo el país. En este momento, en juegos novedosos hay dos que son grandes: Gtech y de Baloto y Súper Astro. En el de apuestas deportivas fueron a la audiencia más de 30 personas.

C.P.: ¿Pueden participar los mismos operadores de Súper Astro y Baloto?

C.A.: Sí, está abierto para todos.

C.P.: Qué está pasando con las loterías departamentales, ¿van a desaparecer?

C.A.: Pues la verdad es que las loterías sí tienen retos muy importantes en materia de reducción de gastos operacionales y eso se traduce en que las utilidades no son las mejores, en un sector en que por las nuevas tecnologías los costos de operación son menores y por tanto es importante que las loterías se logren ajustar.

C.P.: Y cuáles son las mejores y cuáles las peores.

C.A.: A mí me gusta hablar del Cauca, que aumentó las ventas el año pasado. Bueno, Cauca, Medellín, Cruz Roja son buenas loterías. Hay otras que tienen mayores dificultades, como la del Valle e incluso Bogotá.

C.P.: ¿Cuál es el papel de Coljuegos en relación con las loterías?

C.A.: Desde el Consejo Nacional de Juegos de Suerte y Azar se hace una evaluación y sobre eso se hace un plan de mejoramiento.

C.P.: ¿Cuándo se hace la siguiente evaluación de las loterías?

C.A.: En abril.

C.P.: ¿Y cómo va el cumplimiento de las evaluaciones anteriores?

C.A.: El sector cambió sustancialmente el año pasado. Este año tuvimos una primera reunión con las loterías y se entregó una primera versión de los indicadores y tenemos que tener nuevos indicadores. Las loterías conocen el resultado de los indicadores y saben qué les toca hacer.

C.P.: Ahora que vuelve a Bogotá qué reflexión hace de su participación en la alcaldía de Samuel Moreno. ¿Es un lunar en su carrera?

C.A.: Pues evidentemente fue un momento complicado. Afortunadamente, con la alcaldesa Clara terminó la cosa bastante bien. Pero fue difícil, y en un momento en el que nadie quería estar en el Distrito, yo preferí quedarme para sacar unos temas. Pero fue complicado.

Cristina Arango (1)

C.P.: ¿Usted cree que Samuel Moreno es culpable?

C.A.: Eso no me toca a mí definirlo, afortunadamente.

C.P.: Cómo quedan las finanzas de Cali

C.A.: Las finanzas de Cali quedan muy bien y van a continuar mejorando. Si miramos los datos, hubo un crecimiento alrededor del 40 % en el predial y eso no había ocurrido en Cali en los últimos doce años, y eso le representa a la ciudad mayores posibilidades para mejorar el gasto social.

C.P.: ¿La persona que se quedó con su legado qué debe hacer?

C.A.: Pues eso fue un trabajo en equipo totalmente. El secretario conoce perfectamente y el criterio de él es el que mejor puede tener la ciudad en este momento.

C.P.: ¿Los caleños tendrán que meterse más la mano al bolsillo?

C.A.: Yo creo que una vez se pongan al día con el predial es difícil exigirles más allá de eso. Durante este año, la ciudad se termina de poner al día con la actualización catastral de las comunas que faltaban y es difícil pedir más a los caleños, y como en otras ciudades, quien debe transferir recursos deben ser las empresas municipales.

C.P.: Ahora en perspectiva, en relación con el contrato de Sí Cali, cuál es su conclusión. ¿Hubo corrupción?

C.A.: Yo creo que lo mejor fue haber terminado ese contrato que fue desastroso para la ciudad. Si hubo o no corrupción yo espero que algún día los jueces se pronuncien sobre el tema. Lo que sí se puede decir es que fue un contrato leonino para la ciudad y que nos costó muchos años de ingresos dejados de percibir y de costos institucionales con los que nos estamos poniendo al día. Y nos faltan otros años para alcanzar el nivel en el que estábamos.

C.P.: A propósito del contrato de Sí Cali,¿ usted votaría por Jorge Iván Ospina ahora que se lanzó para el Senado?

C.A.: El voto es secreto.

C.P.: ¿Pero más no que sí?

C.A.: Más no que sí.

C.P.: Usted se volvió a Cali en el 2012, ¿pero cuánto tiempo había estado en Bogotá?

C.A.: Yo llegué a Bogotá en el año 97 que me gradué del colegio, estudie en la universidad en Bogotá, trabajé en Bogotá, me fui a estudiar a los Estados Unidos. Trabajé en Hacienda Bogotá con Juan Ricardo Ortega y después estuve en Planeación de Bogotá hasta 2011, cuando me fui a Cali.

C.P.: ¿Usted donde tiene el corazón, en Bogotá o en Cali?

C.A.: En las dos. La experiencia de Cali es excepcional. La oportunidad de trabajar con el alcalde Guerrero es una oportunidad increíble que le agradezco con el corazón. Para mí fue una experiencia trascendental para mi vida. Devolverme a Bogotá también es interesante, y Coljuegos me trae unos retos muy interesantes.

C.P.: ¿Pero usted ya se queda en Bogotá?

C.A.: Sin duda me podría regresar a Cali a trabajar, depende en buena medida de lo laboral, por supuesto. Si hay algo interesante en Cali, me voy. Es uno de los mejores vivideros del mundo. Mis padres están en Cali. Ahora, vivir en Bogotá también tiene cosas muy interesantes.

C.P.: Le preguntaba porque cuando usted llegó a Cali para trabajar en la Administración llegaron también otras personas que se habían ido e hicieron sentir que habían regresados los cerebros fugados, pero usted regresó a Bogotá y uno se pregunta qué no la amañó.

C.A.: Las oportunidades laborales aparecen donde aparecen, y yo creo que lo que se está haciendo en Cali va a permitir que haya más oportunidades laborales en el futuro cercano.

C.P.: ¿Qué va a extrañar?

C.A.: Una manga con sal.

C.P.: La conseguía abajo de la oficina.

C.A.: Sí. El chontaduro también. Pero sobre todo la manga con sal.

Comments are closed.