¿Le quedó grande el Cali a Yepes?

0

Por: Yo estuve en la final del 99.

Columnista invitado

Cuando se supo que la dirección técnica del Deportivo Cali iba a quedar en las manos de Mario Alberto, los hinchas azucareros aplaudimos con júbilo: era el regreso de uno de los grandes a la institución que lo vio crecer. El tiempo pasó, y el excapitán de la selección Colombia dio interesantes propuestas de fútbol. El equipo sintonizó con su orientación, pero ciertamente hacía falta reforzar el conjunto.

Fue un secreto a voces que, antes de aceptar ser DT, la condición que puso Mario ante las directivas era que –como mínimo– el equipo debía incorporar 3 contrataciones de peso. Los caleños fuimos eliminados, pero estábamos tranquilos. El próximo torneo sería otra historia.

En la pretemporada llegaron buenas nuevas: la continuidad de Sambueza, el regreso de Mayer y Abel, la contratación de Aquivaldo, Pajoy,  Ronnie Fernández y, principiando el torneo, el aterrizaje del portero Camilo Vargas.

La combinación entre experiencia y juventud daban insumos para pensar que este Deportivo Cali sería protagonista del torneo. El resultado de ayer volvió a sembrar las dudas.

Es posible que sea temprano para hacer perentorio en los juicios de valor, pero pasadas siete fechas al equipo no se le ve una estructura y un estilo de juego sólido. Es más: se podría decir que el juego del verde es de una intermitente potencia. Se ha vuelto costumbre ver que al Cali hace un buen juego en los inicios de los enfrentamientos, pero a medida que pasan los minutos la potencia con que entran se va diluyendo.

Mario-Yepes-Cali

Es esta circunstancia la que suscita interrogantes alrededor de la idoneidad de Yepes en el banquillo del Cali. Con lamento, hay que decir que Mario ha carecido de pericia al momento de leer los momentos espinosos de los partidos. Ayer los cambios no fueron efectivos, Mayer, sutil y certero, hacía un buen partido, y fue remplazado por Benedetti. Algo similar pasó en la fecha seis, cuando el equipo emergente de Atlético Nacional tuvo todo por revertir la leve ventaja con que el equipo de las mejores contrataciones del torneo ganó el encuentro.

En ese partido, se vislumbró que el excapitán adolece la lectura acertada y sosegada de un técnico como Reinaldo Rueda. Desde luego, las comparación no es justa: Rueda lleva décadas dirigiendo; Mario tan solo un tiempo. Pero el contraste entre los colegas, acentuó las falencias de un dirección llena de ganas e ímpetu, pero todavía imberbe.

A diferencia de otros torneos, este Cali tiene nómina y alternativas de juego, pero pareciera que hace falta un orientador que explote lo que Mario no ha podido.

Está muy temprano para hacer exigencias. Hasta el momento el torneo del Cali es regular. Todos esperamos -y hacemos votos para- que Yepes logre encontrar el elemento que le hace falta al equipo. De la misma manera en que cuestionaremos, celebraremos, si es el caso, las virtudes del verde y blanco.

Comments are closed.