Los Fundadores

0

cesar lopezPor. César López

@cesarlopez_

Muchos soñamos con poder vivir tranquilos en comunidad, en un entorno que nos aporte calidad de vida; en una comunidad donde el respeto sea el punto de partida para construir desde la diferencia. Pero esto se ve lejano para los que a diario tienen que vivir los problemas de intolerancia, falta de civismo, educación, solidaridad y egoísmo que se dan en Santiago de Cali. Pero en el sur de la ciudad hay una comunidad que lo ha logrado por más de 30 años, un grupo de personas que bajo el liderazgo del Médico Uriel Estrada y el Sociólogo Álvaro Ríos, cumplieron el sueño de construir 240 apartamentos que giraran alrededor del núcleo familiar bajo los principios de la Economía Solidaria. A esta obra colectiva, esta cooperativa de vivienda le llamaron Coofundadores.

Lastimosamente es normal que la gente en Cali no tengan ni la menor idea de quiénes son sus vecinos, pero tampoco les importa. Y si el vecino de alguien están en problemas, lo común es que las personas se hacen ‘los que no es con ellos’. Y por las mañanas cuando se cruzan, es típico que ni se saluden. Entonces al estar desunidos son vulnerables ante cualquier problema que afecte a la comunidad, porque siempre van a pensar en ellos mismos y no en el colectivo. No me incluyo en esto, porque afortunadamente no es mi caso ni el de mi familia, somos privilegiados de haber sido invitados a hacer parte de una comunidad, tal vez porque lo habíamos estado buscando.

Desde hace más de año y medio vivo con mi esposa y mi hijo en Los Fundadores, la obra de Coofundadores; una alternativa de vivienda que partió del Cooperativismo, de la iniciativa de los fundadores de Coomeva. Todo empezó desde hace varios años, cuando iba al apartamento del Director de ElClavo.com, Daniel Mauricio Guzmán Burgos, que quedaba en Los Fundadores. Ahí conocí a su familia, Daniel Guzmán y Nubia Burgos, personas de unas grandes calidades humanas. Compartiendo con ellos empecé a entender cómo funcionaba todo en esa unidad residencial tan distinta a las demás. Que la gente no era dueña de los apartamentos, sólo del derecho de habitación, que las decisiones se tomaban en colectivo y estaban divididos en comités donde todos aportaban. Me explicaron que tenían una política de reciclaje y una gran compostera donde salía el abono para las casi 1.000 plantas, entre árboles y arbustos, que hay en toda la Unidad.

Años después, y luego de un estricto proceso de selección, tuvimos la fortuna de vivir en Los Fundadores gracias a la gestión del tío de mi esposa, Fernán Giraldo, y de la familia Guzmán Burgos. Al año nuestro hijo Alejandro entró a la Escuela maternal el Pequeño Mundo, fundada en agosto de 1982 dentro de Los Fundadores con el fin de ser el jardín de quiénes iniciaron la Cooperativa, uno de los mejores centros educativos para la primera infancia en Cali. Los fines de semana disfrutamos de la piscina semiolímpica, de la sede social y sus amplias zonas verdes. Pero el activo más importante que tiene es su gente, personal administrativo y quiénes viven ahí; además nos sentimos tranquilos, todos nos saludamos, nos reconocemos y se vive un ambiente de solidaridad y cordialidad.

Tristemente cuando salimos de Los Fundadores nos encontramos con la realidad de Cali y soñamos con que algún día nuestra Cali pueda cambiar. Vivir en un lugar donde la gente respete a los niños y ancianos, donde las personas se saluden y podamos despertar el gen del civismo. Ya está demostrado que se puede vivir en comunidad apostándole a ganar calidad de vida y bienestar, pero tenemos que estar decididos a organizarnos, asumir lo que significa vivir en comunidad y tomar decisiones en colectivo. Coofundadores es muestra clara de que sí se puede. Ningún gobernante lo va a hacer, nos corresponde a nosotros, depende de nuestro interés e iniciativa poder avanzar hacia ese propósito.

Comments are closed.