Los otros bloqueos

0

Por Oscar Gamboa Zúñiga

Es indudable que el escenario que hoy exhibe nuestro país sigue siendo de incertidumbres y confusiones tanto en el presente como para el futuro de mediano y largo plazo. La violencia expresada de diferentes maneras, entre ellas, los diferentes tipos de bloqueos siguen siendo los principales alimentadores de esta situación.

Es bien sabido que quienes participan de muchos de estos bloqueos nada tienen que ver con el paro y no están reclamando reivindicaciones laborales ni sindicales porque la mayoría no son trabajadores ni estudiantes y precisamente lo que están es reclamando es oportunidades de empleo y estudio. Como también se sabe que muchos de los azuzadores de la mano dura a secas lo hacen desde cómodos escenarios donde habitan e inclusive desde el exterior, sin entender ciertos contextos que les den claridad del porque hemos llegado hasta este fatídico punto.

Pero cuando hablo de bloqueos en plural, lo hago para describir que estos van más allá de lo físico y de las barricadas, sino los otros bloqueos que siguen alimentando el statu quo en el que estamos inmersos desde hace ya varias semanas y que no parece terminarán pronto, entre ellos:

Bloqueo derivado de la terquedad, este está referido al hecho cierto que, a través de la historia, se ha edificado por ciertos actores empoderados del establecimiento, públicos y privados una sociedad mezquina, egoísta, solo concentrada en el dinero y en el poder político y se les olvido que llegaron nuevas generaciones con nuevos instrumentos, visiones y una tecnología que les permite conocer, entender y descubrir lo que antes no era posible y ello les ha ido cargando de resentimiento y hasta odios.

Bloqueo derivado de la política y los políticos, este bloqueo no ha permitido que los partidos políticos y sus desgastados “líderes y dirigentes” se hayan sintonizado con unas realidades que no son sobre las cuales ellos edificaron sus paradigmas y siguen convencidos que el futuro se construye extrapolando el pasado como si estuviéramos en un plano cartesiano elaborando una recta. Precisamente por ello, gran parte de la ciudadanía y sobre todo los jóvenes no se sienten representados por estas casas políticos y menos en sus corporados, ya sea en el congreso, asambleas, concejos municipales, distritales, o en el nivel ejecutivo a todo nivel. Aquí la consecuencia ha sido que muchos ciudadanos salen a reclamar con sus propios métodos lo que consideran se les deben o les pertenece, y lo más preocupante, lo hacen con rabia. Ya veremos como se tendrán que rebuscar los “partidos” políticos y los barones y baronesas para sostener sus feudos electorales.

Bloqueo derivado de la burocracia estatal y la politiquería al emprendimiento, ustedes y yo conocemos de jóvenes y adultos con buenas ideas para empezar un negocio o una pequeña empresa, a partir de emprendimientos artesanales, culturales, gastronómicos, deportivos o de cualquier índole, pero cuando se acercan a tramitar los aspectos legales, hasta allí llega el sueño porque precisamente por no disponer aun de un musculo financiero, técnico o administrativo, no clasifican ante la cámara de comercio, la Dian, la superintendencia, o el ente correspondiente para poder legalizar su sueño. El entramado burocrático como en el boxeo, a partir del desgaste y el vaya y venga y suba y baje por las oficinas, tira a la lona muy rápido a quienes pretenden por esa vía avanzar en sus propósitos, lo cual podría generar ingresos y empleos.

Bloqueo derivado de la vanidad y la arrogancia del poder, este esta referido tanto a actores de gobierno como de la sociedad civil que reclama. Basta observar cómo avanzan las negociaciones gobierno-comité del paro, es increíble que no estén trabajando 7-24 sino que se convoca para el próximo martes o para dentro de 3 o 4 días cuando se requiere resolver esto YA. No me cabe duda de que están en un juego de prepotencia y vanidad de quien desgasta a quien y demostrar que el afán no es de este lado sino del otro. Que frustrante esto por Dios.

Vanidad, arrogancia y prepotencia se observa en puntos de bloqueo por parte de “lideres” que se siente empoderados por las barricadas ante la mirada impotente del conductor que con angustia con su mirada o verbalmente pide con temor que le permitan el paso. Vanidad, arrogancia y prepotencia de uniformados desde mandos superiores, medianos o bajos que tampoco atienden en terreno sugerencias, llamados y hasta suplicas para que no realicen cierto tipo de procedimientos.

Bloqueo derivado de conductas de líderes de medios de comunicación e influenciadores. Se refiere a la forma como se están transmitiendo los mensajes en el marco de esta protesta. No ayudan a desescalar los ánimos y mas bien lo que hacen es azuzar la polarización. Claro, aquí hay motivaciones políticas de sectores que en sus lógicas piensan que lo que está sucediendo les dará dividendos electorales, lo cual aplica a ambos lados de la polarización. De otro lado, algunos de los grandes medios ya perdieron el equilibrio informativo y lo cambiaron por el bando informativo, actuando como quinta columnistas de sus propietarios e intereses, según su afiliación o visión política.

De nada servirá que se levantes los bloqueos de barricadas sino levantamos tantos otros bloqueos como los que he mencionado, los cuales son muchos más que por espacio no alcanzo a describir. O lo hacemos o seguiremos jodidos.

Comments are closed.