Mundos para-lelos

0

Por Elizabeth Gómez Etayo

Se necesita mucha fortaleza interna para soportar la esquizofrenia social en la que vivimos. 22 de abril. Día de la Tierra. En este día en el que múltiples instituciones sociales y académicas desarrollan eventos para conmemorar la importancia y cuidado de nuestro planeta, el presidente de Colombia participa en una Cumbre sobre el clima, donde insta a los países participantes a firmar acuerdos para la protección de la naturaleza; habla a favor del Amazonas, se compromete a llegar al año 2030 reduciendo el 51% de nuestras emisiones de gases efecto invernadero y en diciembre de 2021 tener más de 120 millones de árboles sembrados. Paradójico que ese mismo orador locuaz esté implementando la erradicación de plantas de coca con glifosato, cuando su toxicidad es ampliamente demostrada por la comunidad científica y su improcedencia denunciada por organizaciones ambientalistas internacionales. Lo siento Tierra, no es la mejor forma de homenajearte.

23 de abril, día del Idioma. En este día el Esmad exhibió una vez más su lenguaje extremadamente violento en el campus de la Universidad del Valle. En ésta ocasión hasta los funcionarios públicos de la Alcaldía fueron agredidos. Poco les importó a los uniformados que sus colegas esgrimieran como argumentos que habían sido enviados por la Alcaldía para dirimir un conflicto de forma pacífica. Nada. Se impuso la fuerza. Y mucho después de un forcejeo innecesario, se logra instalar una mesa de diálogo. El propio Rector del Alma Mater asumió la responsabilidad de haber enviado, junto con la Gobernadora del Valle, a los efectivos que debían cumplir con el deber de desalojar a los intrusos. Quienes hemos sido testigos de esta forma de proceder, nos preguntamos si no existe otra forma de dirimir los conflictos. Al final hubo diálogo. Pero primero hubo fuerza y violencia. La fuerza contra la palabra en el día del idioma. Lindo homenaje.

En el día de la niñez y la recreación (antes llamado día del niño -bien por el lenguaje inclusivo-) circula por la red Tiktok una falsa noticia, que no por falsa deja de atemorizar a las niñas. Un grupo de «desadaptados» puso a circular la falsa noticia de que el 24 de abril fue escogido como el día del violador y proponen el reto de que los chicos salgan a violar, a ver quien viola más. ¿Qué tal la prueba de masculinidad? Solo pensar que a alguien se le pueda ocurrir éste desafío varonil, ya infunde pánico en las niñas. Niñas, siento mucho que en su día ustedes hayan tenido que lidiar con esta canallada.

A los indígenas del Cauca les acusan por su participación en el negocio del narcotráfico. No obstante, la gobernadora indígena es asesinada por denunciar el narcotráfico en su territorio. «La Minga hacia adentro» se erige como una estrategia de control territorial, ya que el Estado colombiano no lo hace. Los indígenas son atacados por grupos armados al margen de la ley, porque el Estado colombiano no logra erradicar estos poderes fácticos del territorio. Al parecer sus estrategias de erradicación no son eficientes.

Se anuncia una reforma tributaria llamada social y sostenible, cuya desfachatez ya no debería sorprendernos, no grava bebidas azucaradas pero sí alimentos básicos. Después de la necesaria movilización social que este exhabrupto genera, muy seguramente la van a suavizar para jugarle a la democracia para luego dejar los impuestos en su lógica asfixiante y despiadada son impostergables.

Vivimos en un orden social establecido y de forma paralela en un (des) orden que desborda nuestros marcos de referencia y que nos exige un ejercicio mental extraordinario; saber discernir el orden del desorden. Tarea poco fácil en un mundo esquivo el pensamiento. Es necesario decantar, digerir, rumiar y procesar todo lo que esta realidad social exhibe, para que el mundo paralelo, no nos deje lelos.

Comments are closed.