Obama en el lodo de Irak

0

President Obama speaks at an interfaith vigil for families of the victims

El mundo está a la espera de la decisión que tome el presidente estadounidense en Irak. Un avispero tan complejo como el sirio.

nuevatribuna.es 

Por Miguel Angel Benedicto | Periodista y profesor Ciencia Política en la Universidad Europea.

Cuando Obama renunció a intervenir en Siria, la reputación exterior de EEUU quedó tocada. Ahora, el mundo está a la espera de la decisión que tome el presidente estadounidense en Irak. Un avispero tan complejo como el sirio.

EEUU no puede dejar de lado a Irak y debe impedir el avance del terrorismo yihadista del Estado islámico de Irak y Levante (EIIL) con medios militares: aviones no tripulados y fuerzas especiales. Sin embargo, el fin último debe ser la creación de un gobierno de unidad nacional. Un primer paso sería la destitución del presidente irakí Nouri al-Maliki, que no es la persona adecuada para liderar el país tras sus políticas sectarias con kurdos y sunitas con purgas en el gobierno y el ejército. Los más de 200.000 miembros de las Fuerzas Armadas iraquíes, apenas plantaron cara al EIIL, por su división interna y excesiva politización así como quizás también por el apoyo tácito de las poblaciones conquistadas.

foto siria 1Obama debería presionar para que en la Constitución iraquí se introduzca la limitación de mandatos presidenciales y que se legisle para evitar que las carteras de Interior y Defensa sigan dependiendo del presidente iraquí. Sin una unidad nacional a nivel político, será difícil que el Ejército iraquí trabaje para defender el país y mantenerlo unido. El ejecutivo de unidad nacional deberá contar con el apoyo de Turquía e Irán y la aquiescencia de los Estados Unidos.

Asimismo, es necesaria una respuesta diplomática a nivel regional en la que se involucren todos los actores, sobre todo, Irán y Arabia Saudí, que son las dos potencias que lideran a chiíes y suníes cuyo campo de batalla se juega en Siria, Líbano e Irak. EEUU podría liderar desde la ONU una conferencia internacional en la que se examinen los tres problemas regionales para detener el derramamiento de sangre, proporcionar asistencia humanitaria a los refugiados y establecer nuevos mecanismos de gobernanza.

El conflicto de Irak también amenaza los intereses occidentales. Por un lado, la extensión de la violencia en Irak y Siria puede convertir la zona en un refugio seguro de terroristas internacionales que ya vemos como son reclutados en países europeos como España. Por otro lado, para un Occidente que sale de la recesión no es nada positivo que el precio del petróleo no haya dejado de subir desde la irrupción de los yihadistas en Irak, segundo productor de oro negro de la OPEP.

Las decisiones de Obama, tras el patinazo con la línea roja que cruzó Assad en Siria, son observadas con lupa por los talibanes en Afganistán, donde se retirarán las tropas americanas en 2016, China, Irán y Rusia. Está en juego la credibilidad de Obama como presidente y la de EEUU como gendarme mundial. Lo importante es tomar decisiones para ganarse el respeto de los aliados y del enemigo. Los pasos atrás en política exterior dejan huecos que, de manera inmediata, llenan otros. Ya lo hizo Rusia en Siria e Irán podría hacer lo mismo en Irak.

Comments are closed.