Porque este Congreso será una pesadilla

0

Gustavo OrozcoPor Gustavo Orozco

Dicen que la gobernabilidad está garantizada para la paz. Dicen que el control de la Unidad Nacional mantendrá un Congreso oficialista y pacifista. Pero el Centro Democrático será mas que una piedra en el zapato. Ganar por un pequeño margen no es lo mismo que perder por un pequeño margen. El Centro Democrático estuvo a casi 1 % de ser la fuerza más votada al Senado; perdió por poco. No hay que mirar hacia El Salvador para hablar de márgenes apretados. Santos salvó su pellejo por una milésima, pero la oposición llega más fuerte que nunca y con un apoyo electoral impresionante. Y debe ser escuchada, para bien o para mal.

La nueva generación de políticos uribistas llega al Congreso con el mismo mandato guerrerista con el que se eligió a Uribe en el 2002 y con la expresa intención de montar la ofensiva contra el proceso de paz. Llegan con una doctrina que ya se ha mostrado perjudicial, amenazante de la esencia misma de una democracia liberal. Se justifican los medios para alcanzar el fin, se desprecia el cuestionamiento y el desacuerdo, se favorece a pocos y se ignora a muchos. Los escándalos del DAS, del paramilitarismo y su supuesto fin, de los falsos positivos, de la persecución a líderes gremiales y sociales, son casi siempre desvirtuados por los uribistas. Todo en aras de la seguridad, así como ocurre en un régimen autoritario donde el orden es la prioridad absoluta y poco vale todo lo demás.

Qué no se atreverá a sugerir la nueva bancada uribista en la próxima legislatura, para garantizar la tal llamada “paz sin impunidad.” Desde ya vemos las perlas que se nos vienen. Qué belleza de proyecto el de José Obdulio Gaviria: darle inmunidad a los constituyentes de su “minirreforma” a la justicia para que, como él dice, “no sean presionados por las cortes […], no sean perseguidos.” ¿Perseguidos por que? ¿A que le temen estos nuevos legisladores? Perseguida será la izquierda ¿pero la derecha? Ojalá supieran lo que es la persecución. Solo los delincuentes le temen al poder de los jueces independientes y decididos a juzgar, como me dijo un amigo recientemente. Solo con ese cuentico de la inmunidad lograran meter sus gabelas, disimularán su desespero de salvarse de la guillotina y saldrán con las manos limpias.  

Además, llegan criticando y aborreciendo la mermelada, como si fuera un invento Santista. De nuevo no tiene nada, y Uribe, como habrán bien hecho todos sus antecesores, la esparció abundantemente para mantener la maquinaria en movimiento. Varios de los nuevos congresistas probablemente sucumbirán ante la tentación de puestos, obras y recursos.

Por eso el problema de este Congreso será más grande que la non santidad de los corruptos, parapolíticos y demás torcidos. Porque el perfil de los electos uribistas de pura cepa no será obviamente cuestionable – tendrán trayectorias distinguidas que los harán pensar que son intocables. Ojalá, eso sí, que no salgan delirantes como su rey de batalla. El Centro Democrático, paradójicamente, solo hará necesaria una mayor despensa de mermelada. Con unos conservadores interesados, distantes ideológicamente del presidente y de lealtad cuestionable, Santos se verá en apuros para impulsar sus iniciativas en el Legislativo. Los azules serán la bisagra entre el oficialismo y la oposición, amenazando cambiar su lealtad con cada proyecto que les sea inconveniente. Los partidos colombianos carecen de bases programáticas e ideológicas, y la demanda de la mermelada solo aumentará entre estos caciques de mercado.

Así pues, se nos viene un problema de doble filo. Unos, por un lado, dedicados a obstruir, listos en pie de lucha sin un proyecto constructivo y conciliador. Interesados únicamente en salvar su pellejo negociando su inmunidad debajo de la mesa. Por el otro, una manada de hambrientos pidiendo mermelada para mover cualquier pelo.

Pero que se haga la voluntad del pueblo. Dentro de poco ya no lloraremos por la ignorancia de los que eligen a los poco calificados y corruptos, sino por la inocencia de los otros que eligieron a estos lobos disfrazados de ovejas. Agárrense fuerte que la batalla en el Capitolio está apenas por comenzar.

Comments are closed.