¿Qué hacer?

0

Por Oscar Gamboa Zúñiga

Es muy triste que después de una año y algo más, este fin de semana estemos de nuevo sometidos a cuarentenas estrictas y otras medidas con las que se busca mitigar la rata de expansión del virus y sobre todo las muertes y pacientes que requieren ser atendidos en UCI. Duro ver en aeropuertos de algunas ciudades aviones convertidos en hospitales para transportar de una ciudad a otra pacientes en estado de extrema gravedad, porque ya ha colapsado la oferta de los servicios de salud en sus ciudades de origen. De verdad golpea esto porque me pongo en los zapatos de madres, esposas, hijos y fa miliares de tener que observar el despegue de una aeronave sin saber si volverán a ver a su ser querido.

¿Pero que nos pasó que nos regresamos? Aquí hay varias categorías de respuestas: una pasa por la confianza que con el paso de los días fuimos tomando y ya comenzamos casi que a soslayar el virus como si esto fuera una cosa de modas y no un problema biológico, inclusive ya muchas personas no usaban tapabocas y vaya si se les pedía que lo usaran…la verdulería era inmediata; otra respuesta está relacionada con la irresponsabilidad civil y sobre todo de tomadores de decisión como lo flexible que fueron las autoridades en ciudades como Cali en diciembre con la celebraciones del título del equipo de futbol América. En enero se pagó caro esta torpeza con muchos muertos a bordo.

¿No aprendimos la lección? Pues que hacer con la sociedad que tenemos que ya ene veces he mencionado en anteriores columnas. Somos indisciplinados, grotescos y hasta descarados como el famoso mulato que hace un mes largo estuvo sumido en un escándalo por una rumba tipo feria de Cali y hace pocos días volvió y lo hizo. No se usaba siquiera tapabocas, pero también en Bogotá, Barranquilla y otras ciudades del país. Viene la escandalera, los anuncios, pero ya sabemos cómo es esto, dirán los rumberos…después de la tempestad viene la calma, perdón, la rumba.

¿Pero si ya hay vacuna porque volvimos a lo mismo de hace un año? Es cierto que la congestión y la furrusca por las vacunas es total. No solo Colombia esta buscándolas ante las farmacéuticas, son TODOS los países y sobre todo los países poderosos que ya compraron cantidades de vacunas por encima de su población total. Y claro las farmacéuticas también tiene a los países por estrato y hay de categoría 6 y otros que son estrato 1, 2, o 3. Ustedes juzgan en que estrato estaremos nosotros.

A pesar de todo, ya han ido llegando y se ha iniciado el proceso de vacunación pero creo que debemos ser más diligentes y ya superada la fase uno, donde la prioridad eran los adultos mayores que eran los más vulnerables, se debe combinar el esquema así: vacunar mayores de 60 años que es la fase que sigue pero incluir también algunos sectores, aunque no clasifiquen por edad como: conductores de vehículos de servicio público, profesores, personas que trabajen en supermercados, tenderos, trabajadores de restaurantes, peluquerías, pilotos, auxiliares de vuelo, marinos, miembros de la fuerza pública y compañías de vigilancia, en fin, en lo posible las personas que por sus oficio tengan que exponerse y relacionarse con otras personas y a su vez puedan por ello, también ser fuente de contagio. Se debe incluir al presidente de la república, ministros, alcaldes, gobernadores, legisladores a todos nivel, entre otros.

Quedarnos estáticos solo por edad, me disculpan, pero no es práctico porque hay personas mayores de 60 años que poca interacción tienen con otras personas por razones de su oficio. Y lo que es peor, se de algunos municipios donde personas mayores han dicho que NO se van a vacunar, lo cual no dudo sea cierto, por los cuentos que muchos se inventaron y ello ha generado que muchas vacunas estén esperando “clientes”. Por Dios, usémoslas.

Para los que no han creído en las vacunas les paso este dato por si les interesa, Israel se declaro libre de la pandemia ya que ya no llegan a 200 contagios diarios, la mortalidad es del 0,3% y solo se ha vacunado un poco más de 5,3 millones de personas que es algo más de la mitad de su población. Consideran que ya alcanzaron la inmunidad de rebaño en todas las edades, aunque al grupo poblacional de jóvenes no se vacuno. Incluso ya no es mandatorio usar tapabocas. Que envidia sana siento de Israel, cuando será ese cuando en nuestro país…en mucho depende de nosotros y el auto cuidado que tengamos.

No lo duden…Bienvenidas las vacunas.

Comments are closed.