Qué mundial tan aburrido

0

villano jair 1Por: Jair Villano

Twitter: @VillanoJair

Este mundial no despierta un bostezo: en la primera ronda vimos cómo la Costa Rica de Bryan Ruiz  además de ganarle a la Italia de Balotelli y Pirlo, le empató a la Inglaterra de Rooney y Gerard, ¿qué tiene de raro?; Chile eliminó a la España que fue vituperada por los cinco goles que le marcó Holanda, eso se sabía: si desde Madrid el hoy ex rey Juan Carlos les dio la orden perentoria de regresar a ver su abdicación. En esa misma ronda, la selección Portugal de Cristiano Ronaldo y la Rusia dirigida por Fabio Capello se fueron a su casa en rapidito; Argentina gana pero no convence, lo único sorprendente es la eliminación de  Irán, Honduras, Corea del sur y la ausencia de goles por parte de la selección de Bosnia. Sigo sin entender por qué la gente se ausenta de sus trabajos si James Rodríguez sigue haciendo buenos goles y Colombia sigue avanzando, si Suárez fue suspendido antes del partido contra Colombia, ¿cuál era la gracia? ¿Acaso no dicen los comentaristas más avezados que lo mejor del fútbol son las sorpresas? ¿Luego, los mordiscos de Suárez no valen? Cuál es la prisa y el afán por el tal día cívico si se sabe que Santos arregló con Blatter su reelección, por eso, y por los muertos de felicidad en las calles de este país, se sabe que Colombia pasa a la semifinal, Dilma Rousseff  que tiene al país homogéneamente alborozado –en especial a los habitantes de Manaos, que celebran con creces la implementación de un estadio de más de 250 millones de euros (ahora solo falta crear los equipos locales que jugarán en ellos después del mundial, pero para eso hay tiempo)–, digo que Dilma y la selección de Neymar no tiene velas en ese entierro, además Blatter es altruista y sabe que de no pasar la tricolor las muertes y los desmanes aumentarían en un país que se divide por cuenta del mundial, ah, pero mejor no hablemos de eso. Repito que este mundial no despierta un bostezo, a los ticos les tocó muy fácil,  a los belgas ni se diga, pero si de aburrimiento se trata es no más echarle un ojo al partido entre dos de las selecciones más parias: Alemania y Francia; qué pereza ver a esos tercermundistas que no saben de fútbol.

El mundial está tan aburrido que resulta más emocionante el rifirrafe entre la Auditoría Laura Marulanda y la Contralora Sandra Morelli, la  presunta condena de un desaparecido que, dado el tedio, hace su epifanía: Andrés Felipe Arias. Y los magistrados –uno de la Corte Constitucional, otro del Consejo Superior de la Judicatura– tumbados por el Consejo de Estado. Hasta Petro vuelve a estar en las páginas de los diarios luego de las presuntas irregularidades con sus más cercanos familiares de tercer y cuarto grado; y para qué hablar de María del Pilar Hurtado.

Está tan aburrido el mundial que  Carlos Antonio Vélez es protagonista, el Javi Fernández y su narración producen modorra, la falta de ritmo en los bailes de Armero y Cuadrado dan pena ajena, William Vinasco están tan mohíno que para estos últimos partidos ha pensado hablar con Jorge Barón a ver si le pone un poco de “Entusiasmo”.

Y si volvemos a hablar de fútbol las cosas empeoran, a ver cuál es la joda por ver un Argentina versus Holanda o un Costa Rica versus Bélgica, cuál es el entusiasmo por ver, digamos, un Colombia contra Alemania o  un Francia versus Brasil o un Brasil versus Alemania, ¿cuál podría ser el espectáculo?

Podrá haber escrito muy mal y tener una prosa anodina y despreciable pero ese tal Borges tenía razón cuando aseveró que “el fútbol es popular porque la estupidez es popular”. Por eso y otras cosas yo prefiero ver la transmisión en el canal institucional, de pronto me encuentro con suerte y transmiten el noticiero del Senado, jam: con lo profundo que son los informes en ese noticiero y las ganas que me dan de volver a escuchar a Roy Barreras. Entiendo lector que usted discrepará pero es mejor esto que aguantarse uno de esos partidos de fútbol.

Comments are closed.