¿Sabe cuánto dinero hay en su barrio?

0

Luz Adriana BetancourtPor Luz Adriana Betancourth

No quisiera decir que son ríos de plata, pero son miles de millones de pesos que la Nación le envía a los territorios, por medio del Sistema General de Participación, para ejecutar proyectos formulados por los comités locales de planificación. Así es: en cada comuna o en cada corregimiento de Cali hay unos comités que cada año planean cómo obtener recursos de la Nación para realizar obras o proyectos en su pequeño territorio.

¿Ustedes tienen idea de quiénes conforman ese comité en su comuna? En cada CALI (Centro de Atención Local Inmediata) debe publicarse en la cartelera quiénes lo conforman y las fechas en que se reúnen. Tienen asiento las juntas de acción comunal, la JAL y los grupos debidamente constituidos; en los primeros meses del año (entre febrero y abril) se reúnen y presentan proyectos como el que voy a tomar solo a modo de ejemplo:

La comuna 16 de Cali tiene un recurso pendiente de varios años por ejecutar, que se acumuló en $502 millones.  Según el proyecto como está escrito, tiene tres componentes. El primero son los procesos de formación artística en la comuna 16 (talleres de break dance, rap, grafiti, talleres para bailar salsa, pachanga y boogaloo, ritmos del Pacífico, técnica vocal, percusión, marimba, clarinete, artes plásticas, tango, sicología infantil, guitarra, flauta, tradición oral, entre otras.) En segundo lugar, el mismo proyecto tiene recursos para financiar “eventos de clausura en ocho barrios de la comuna 16”.  Y el tercer componente es “dotación de vestuario para teatro y aerorrumba para diferentes barrios de la comuna 16”.

La entidad que administre dicho proyecto con sus tres componentes deberá rendir cuentas a un interventor que cobrará $18 millones por supervisar que todas las actividades se cumplan según lo solicitado por la comunidad y según las normas de contratación pública. Parece mucha plata, pero si hace bien su trabajo, verificando que en todos barrios el dinero se ejecute para el beneficio de sus habitantes y con formación de calidad,  pues sería poco, porque seguramente tendrá todo un equipo de expertos ayudando a revisar el cabal cumplimiento.

Lo contrario también puede suceder: que no cumpla con sus obligaciones de interventor como debe ser y, por lo tanto, se gane $18 millones fácilmente con el perjuicio de dejar que un proyecto se desperdicie (uno no debe ser malpensado pero tampoco ingenuo). Lo ideal sería que los habitantes de la comuna estuvieran pendientes de la inversión frente al beneficio común.

Ciudad Córdoba, La Alborada, Brisas del Limonar, Ciudad 2000, son barrios que recibirán, según el proyecto, en promedio $2.500.000 para vestuario de teatro o de baile.  Me pareció curioso cuando le escuché decir a una líder del corregimiento de Felidia que allá arriba le estaban ofreciendo a cada junta de acción comunal de a dos millones y medio de la platica del Sistema General de Participación. Qué coincidencia, ¿no? Pero por otro lado hay $30 millones para la clausura en ocho barrios, de las clases de baile, teatro, pintura, etc., que cuestan $390 millones).

Y así sucesivamente, por muchas comunas y barrios, bajan los recursos que desde la Nación se envían para apoyar esa participación ciudadana que todos soñamos para que la gente común y corriente pueda solicitar recursos que consideran necesarios  para que sus niños y jóvenes no estén por ahí expuestos a los vicios, a las armas, a los delincuentes, al desempleo. Igualmente, para que los adultos mayores puedan disfrutar sus últimos años con bienestar cultural o social, compartiendo con sus vecinos y enseñando saberes a los más chicos.

Paradójicamente el mismo día que revisé en detalle este presupuesto, atendí a una señora fundadora de la biblioteca comunitaria de la Comuna 16 (la misma comuna),  a quien Emcali le pidió la restitución del lugar donde funciona la biblioteca porque no tienen con qué pagar una cuenta de aseo de la liquidada Emsirva, por valor de $6 millones. Increíble, ¿no? Una biblioteca fundada hace 30 años se puede cerrar por carecer de recursos. Y ese lugar no aparece como beneficiario de los $502 millones que su comité local de planificación pidió solo para cultura.

No quiero sonar irónica ni tampoco desconfiada. No, claro que no. Me daría pena atreverme a insinuar que los miles de millones de pesos que por SGP se envían de buena fe para escuelas, cultura, deporte, construcciones, agua potable, etc., no son solicitados e invertidos para el beneficio general de cada pequeño territorio. Pero lo que sí digo, a boca llena, es que si no vigilamos, si no hay veedurías serias, si no participamos y dejamos que pocos conozcan los beneficios de las leyes y pocos presenten y ejecuten los recursos, pues “esos pocos” pueden cometer errores por falta de ideas o falta de equipo que los ayuden a formular proyectos verdaderamente necesarios para formar comunidades sanas física y mentalmente.

Comments are closed.