Se reorganiza el Narcotráfico en el Valle del Cauca

0

Para las autoridades de Cali y el Valle del Cauca es un hecho que actualmente existe un reacomodo en las estructuras del narcotráfico, tras la entrega de los hermanos Calle Serna.

“La captura precisamente de alias “Pizarro” es uno de esos golpes contundentes que ellos no se lo esperaban” comentó el general Fabio Castañeda, Comandante Policía Metropolitana de Cali.

“Pizarro” señalado como presunto cabecilla militar de ‘Los Rastrojos’ y el cual  fue capturado el pasado 20 de mayo en el sector de Media Canoa (Valle del Cauca), se le formuló  cargos por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio y narcotráfico; homicidio agravado; fabricación, tráfico y porte de estupefacientes; fabricación, tráfico y porte de armas de fuego de uso privativo de las Fuerzas Armadas y de defensa personal; obtención de documento público falso y utilización ilegal de uniformes e insignias.

Por otra lado, a su entrega, los “Comba” abrían prometido a las autoridades norteamericanas entregar rutas y bandas sicariales, pero algunos de estos jefes que hoy ostentan mandos medios se niegan a someterse a la justicia y por el contrario se estarían reorganizando.

Hoy el panorama muestra que el Valle, pertenece a los 31 de los 32 departamentos del país, que  están siendo azotados por el violento accionar de las llamadas bandas criminales (bacrim), que pese a las acciones de la Fuerza Pública siguen creciendo cada año.

De acuerdo con el reciente informe de Indepaz, en los últimos cuatro años se ha registrado una expansión en la que cada vez son más los municipios en los que hacen presencia las bacrim. Para 2008 estaban en 259 poblaciones colombianas y el año pasado llegaron a 406, lo que representa casi el 40% del territorio nacional. Vichada y Amazonas son los únicos departamentos en los que las bacrim no han logrado incursionar.

La banda criminal “Los Rastrojos” que representan mayor poder y cobertura territorial, ya que en el 2011 hacían presencia en 247 municipios en 23 departamentos, estarían realizando alianzas con el grupo armado ELN, a fin de asumir  el control del pacifico, principal ruta del narcotráfico y seguir cometiendo asesinatos selectivos en Cali y el norte del Valle.

Según, Alfredo Rangel, analista de la fundación Seguridad y Democracia “Es novedoso en el conflicto la alianza entre las bandas criminales con los grupos guerrilleros. Los que antes se combatían, ahora son aliados para darse apoyo logístico, armas, munición y cultivo. Al parecer, en los últimos hechos hay una confabulación para realizar estos atentados. Esto representa una nueva repotenciada amenaza”.

Por otra parte y pese a que la Policía ha realizado importantes operaciones contra estos grupos ilegales, con centenares de capturas en todo el país, el fenómeno se fortalece cada día. En la capital del Valle, se han efectuando alrededor de  12 capturas significativas en esta  llamada guerra del narcotráfico, pero aun “no se puede bajar la guardia y se continuará con los trabajos de inteligencia”, agregó  el general  Nieto.

Sin embargo, para Alfredo Rangel hay un lío en la forma como el Gobierno está entendiendo este fenómeno de las bacrim. “Las ven como carteles del narcotráfico, que las combate exclusivamente la Policía y está demostrado que son bandas con capacidad militar, campamentos, armas, estructura jerárquica y aliados con la guerrilla. Considero que la Policía ha sido rebasada por el crecimiento de estos grupos. El Ejército debe participar de manera activa y no complementaria en los esfuerzos”.

De igual forma el comandante de la regional  4 de la Policía, General Jorge Nieto, aseguró que la alianza de estos dos grupos al margen de la ley, “Los Rastrojos” y el “ELN”, tiene como único objetivo el dinero y que además estarían reclutando desmovilizados para aumentar sus filas.

Así, son 25 las personas con sus respectivos alias, las que se encuentran en un organigrama que manejan los investigadores de la Sijin, a los que se según registros judiciales, se les figura delitos como homicidio agravado y nexos con el narcotráfico. Por cada uno de estos personajes  se ofrece una  recompensa de 2  a 20 millones de pesos.

Las zonas de alerta para las autoridades son: Cali, Jamundí, Yumbo, Buenaventura y el sur del Choco. Se comenta que con la entrega de alias “Comba”, un ejército de 1500 hombres quedo a manos del mejor postor.

Comments are closed.