Sorpresa: la clase alta no apoya al Alcalde de Cali ni al Gobernador del Valle

60

La última encuesta revela que, contrario a lo que se pensaba, a Guerrero y Delgado los califican mejor los estratos medios y liberales que los estratos altos y de derecha.

La publicación de la encuesta de Gallup que corresponde a abril revela una radiografía del clima de opinión en Cali que dista de las creencias más generalizadas. Se suponía que al alcalde Rodrigo Guerrero y al gobernador Delgado, ambos de origen conservador, los apoyaban preferencialmente las clases altas y las personas de tendencia ideológica de derecha. Resulta que ambos mantienen bajos niveles de favorabilidad pero, además, tienen mayor nivel de apoyo en las estratos socioeconómicos medios y bajos y que son los liberales quienes en mayor medida aprueban sus gestiones.

El alcalde Guerrero registra una imagen favorable del 31 % y una desfavorable del 61 %, es decir, 30 puntos negativos; mientras que el gobernador Delgado tiene un 35 % favorable contra un 56 % desfavorable, para un neto de 21 puntos negativos. Los dos mandatarios se encuentran en niveles bajos en comparación con los gobernantes locales y regionales de otras regiones del país.

Guerrero está en niveles de popularidad similares a los de Gustavo Petro en Bogotá.  Guerrero tiene 31% y Petro 30% de favorabilidad. La inmensa mayoría de los bogotanos se mostraron de acuerdo con la posibilidad de revocarle el mandato al alcalde capitalino. A su turno, los alcaldes de Medellín, Bucaramanga y la alcaldesa de Barranquilla registran niveles de favorabilidad superiores al 50%.

Delgado es, de los cuatro gobernadores que mide la encuesta, el de nivel de favorabilidad más bajo. Los mandatarios seccionales todos –a excepción del vallecaucano- gozan de una favorabilidad superior al 65% de los encuestados. Delgado tiene los números exactamente inversos a los demás: 35% favorable y 56% desfavorable.

Como se señaló, lo sorprendente es que tanto Guerrero como Delgado tienen muy altos niveles de desaprobación, por encima del 70 %, en los estratos 4,5 y 6, mientras que en los estratos medios y bajos la desaprobación está en el 58 %.

Cuando se desagrega por edades, los jóvenes tienen una opinión mayoritariamente negativa tanto de Guerrero como de Delgado; y en la medida en que la edad del encuestado va aumentando, la opinión positiva de los gobernantes local y seccional mejora.

Los caleños están pesimistas y los ricos están aun más pesimistas que los de los estratos medios y bajos. En la ciudad, según la encuesta, el 60 % de la gente cree que las cosas están empeorando y solo el 32 % cree que están mejorando. Pero entre la población perteneciente a los estratos 4,5 y 6, los pesimistas son el 65 % y los optimistas el 29 %. En el estrato tres, el 36 % cree que las cosas están mejorando y el 58 %, que están empeorando.

Aunque la muestra de la encuesta para Cali es pequeña y, por tanto, los márgenes de error pueden ser altos, la cifras revelan otra cosa sorprendente: los liberales son quienes más apoyan a Guerrero y a Delgado y son, también, los más optimistas. Los de la U y los conservadores están, en cambio, pesimistas.

Gráfico 1 Gráfico 2 Gráfico 3 Gráfico 4 Gráfico 5 Gráfico 6 Gráfico 7 Gráfico 8

En relación con el presidente Santos, las opiniones están divididas en Cali. Así como se podría decir que Barranquilla es el bastión santista (allí el primer mandatario goza de la más alta aprobación: 62 %) y que Medellín , el antisantista (con solo un 38 % de aprobación), la capital del Valle registra un empate del 48 % entre quienes aprueban y quienes desaprueban la gestión del Presidente.

Para los caleños el desempleo y la inseguridad siguen siendo sus principales preocupaciones. El 22 % de los encuestados en la capital del Valle creen que la desocupación es el principal problema que tienen los colombianos en este momento. El 21 % considera que es la inseguridad, que sumado al dato del 11 % de los que creen que el problema que hay que resolver es la guerrilla daría un 32 % de ciudadanos que están preocupados por ese ítem.

Después de Barranquilla, Cali es la ciudad donde más se cree que el Gobierno debe insistir en los diálogos hasta que se logre un acuerdo de paz: 68 % de los encuestados cree en él como medio para solucionar el problema de la guerrilla en Colombia, y el 28 % considera que sería preferible no dialogar y tratar de derrotarlos militarmente. Medellín vuelve a ser la ciudad más antigobiernista: allí el 59 % cree que hay que insistir en los diálogos, mientras que en Barranquilla el 77 % está propaz.

Gráfico 9 Gráfico 10 Gráfico 11 Gráfico 12 Gráfico 13 Gráfico 14

Como en casi todo el país, el bugueño Angelino Garzón, vicepresidente de la República, es el personaje con más alta favorabilidad en Cali: el 82% de los encuestados tiene una opinión positiva y solo el 12% tiene una opinión desfavorable. Garzón le gana en Cali hasta a Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos que tiene en toda Colombia una muy amplia favorabilidad.

Los ministros Germán Vargas Lleras y Rafael Pardo tienen favorabilidades cercanas al 50 %, y una opinión desfavorable de alrededor del 20 %, lo que les da un neto muy positivo. Álvaro Uribe, en cambio, tiene un 54 % de imagen favorable, un poco por debajo del promedio nacional, y un 40 % de imagen desfavorable. Los personajes que tienen más alta favorabilidad entre los caleños está el jefe del equipo negociador de paz, Humberto de la Calle, cuya relación es 47 % a 18 %, entre opinión positiva y negativa.

Gráfico 15

Ficha técnica

Comments are closed.