Un collage de sonidos e imágenes en la Berlín del muro (1979-1989)

0

Por Jaír Villano

Del Muro de Berlín se ha documentado mucho.  Se sabe, por decir lo menos, de los abusos de la Stasi en la República Democrática Alemana (RDA), tan bien retrata en esa magnífica película llamada ‘La vida de los otros’.

Se sabe que en todo régimen autoritario se restringen derechos en aras de argucias como la seguridad, cuando en realidad es el temor a las manifestaciones que otorga la libertad.   Aunque la cultura cambie, el autoritarismo suele conservar sus métodos temerarios y lacerantes para la ciudadanía, por eso no vale la pena detenerse en algo sabido. No.  Más bien conviene mirar una exploración poco abordada, como lo es el documental  B-Movie Lu st & Sound inWest-Berlin, del  director Klaus Maeck.

43553-600x363

Este collage de imágenes y sonidos le da el lugar que se merece a la música. La música prohibida por su expresión de ‘decadencia’ y rebeldía en un  escenario, donde como se dijo, la libertad era sometida a los rigores de un establecimiento ubicuo.

Klaus Maeck se adentra a los recovecos (antros, por lo demás) donde los jóvenes de Berlín Oeste se reunían a escuchar música, consumir drogas y hacer amistades.

En el documental, realizado con vídeos caseros y material de archivo, se expone una jungla urbana que transita en espacios clandestinos y cuyos personajes son estrafalarios, yonkis, groupies y otra clase de especímenes, que se juegan el pellejo por hacer de la cotidianidad un transcurrir más apasionante.

CAZbstdVIAAUGsi.png-large-2-2

Pero además Maeck se involucra con bandas de sonidos oscuros y bizarros, y de esta forma da una doble perspectiva: la del hacedor musical y la del consumidor.

El caótico paisaje es ambientado por el punk y el techno, en una etapa en donde la ciudad parecía flemática frente al discurrir socio-político. La juventud sin rumbo, entregada a las mieles de las veleidades, todo eso se puede encontrar en B-Movie Lu st & Sound inWest-Berlin.

El espectador joven podrá encontrar la excitación que le suscita la literatura urbana, el rock y demás expresiones artísticas que retratan esos momentos de la juventud. En este caso como un homenaje a la vitalidad de una muchachada ya extinguida, pero que, en cualquier caso, guarda similitud con el proceder en ciertos espacios de las calles.

Definitivamente, es un documental que hay que ver. No solo porque en él se puede asistir a una colorida fotografía en movimiento de lo que constituyó un período histórico en una etapa donde la guerra fría causaba inadvertidos estragos, entre estos los culturales.

También, porque en este se puede entender la pertinencia cultural y social de la música en tiempos donde pareciera que todo está dicho.

Nota: El documental se presentará este 29 de abril, en el marco del Eurocine, en la Cinemateca del Museo La Tertulia.

[embedyt]http://www.youtube.com/watch?v=tj3qj6KNcLU[/embedyt]

Comments are closed.