Valle y Cauca, en riesgo electoral por violencia y fraude

0
EleccionesPpal
En el Valle y Cauca aumentó el riesgo por fraude electoral en comparación a las elecciones del 2010

La Misión de Observación Electoral lo advirtió, teniendo en cuenta que en ambos departamentos, a pesar de que se mantiene el riesgo por la violencia, en el Cauca ha venido reduciéndose en las últimas elecciones; sin embargo, los indicativos de probable fraude electoral han aumentado considerablemente. Se pidió a los organismos judiciales aumentar la capacidad investigativa.

A solo 21 días de realizarse la jornada electoral programada para el 9 de marzo del presente año en Colombia, el panorama en los departamentos del Valle y del Cauca converge entre la amenaza del fraude electoral, que aumentó según los expertos, y el riesgo de violencia, que a pesar de reducirse frente a las pasadas elecciones de 2010, aún es una amenaza latente en las poblaciones de esta región del suroccidente colombiano.

De acuerdo con Felipe Jiménez, coordinador de Mapas de Riesgo, de la Misión de Observación Electoral, MOE, entre los hallazgos que ha dejado el proceso de indagación y análisis están, por ejemplo, que son los políticos, “algunos de ellos, algunas campañas”, actores de riesgo un poco mayores que los mismos actores ilegales.

Respecto al Cauca, indicó que está en otra dirección: “Se presenta casi en la mayoría de municipios el riesgo por factores de violencia; de hecho, el 83 % de los municipios del departamento tienen problemas de violencia, mientras que solamente el 38 % o el 40 % de estos tiene problemas de fraude electoral”.

En el caso del Cauca hay que señalar también que tiene una dinámica bastante especial, dado que si bien es el quinto departamento con mayor proporción de municipios en riesgo, tal aspecto se ha venido reduciendo desde el 2010.  Según el experto de la MOE, “aunque hay hartos municipios en riesgo, su intensidad ha disminuido; es decir, ya no tenemos riesgo extremo en determinados municipios, tenemos es una concentración de riesgo medio y riesgo alto”.

Así las cosas, en el Cauca, en el tema de elecciones para Cámara de Representantes se presenta riesgo extremo de fraude electoral en el municipio de San Sebastián; riesgo alto en los municipios de Piamonte, Santa Rosa y Argelia; y riesgo medio en Timbiquí, López de Micay, Buenos Aires, Suarez, Jámbalo, Toribío y Corinto.

Respecto a las elecciones para Senado, el riesgo extremo está presente en Piamonte, Argelia y Jámbalo; el riesgo alto, en Santa Rosa, Timbiquí, Buenos Aires, Silvia y Toribío; y hay riesgo medio en López de Micay, La Sierra, Caldono, Almaguer, Páez y Corinto. Frente al riesgo extremo por factores generadores de violencia, están Timbiquí, Guapi, Argelia, Suarez, Buenos Aires, Caldono, Toribío y Caloto.

“En esos municipios, sobre todo en municipios del norte, del sur y algunos de la costa como López o Guapi hay una tendencia: la presencia de actores ilegales, de actores asociados a bandas criminales, hay posibilidad de desplazamiento y, adicionalmente, por otro lado hay un riesgo de que los políticos se aprovechen de ese entorno violento conflictivo para generar fraudes electorales a favor de ellos mismos”, sentenció Felipe Jiménez.

En máxima alerta

MapaCauca
Mapa de riesgo por violencia en el Cauca.

En el Cauca se han identificado fraudes asociados a la posible manipulación de los formularios, y por ende la preocupación de los observadores gira entono al control que debe existir sobre los votos nulos  y los tarjetones no marcados, para que los candidatos no puedan o no tengan la capacidad de manipular sus propios resultados.

La MOE está haciendo un llamado frente al riesgo que existe por enfrentamientos entre la fuerza pública y los grupos ilegales, teniendo en cuenta recientes casos como el ocurrido el 7 de diciembre en Inzá (Cauca), lo que está pasando en algunas zonas del norte del mencionado departamento y en la parte rural y urbana de Argelia, hacia el sur.

 “Nosotros hemos dicho lo siguiente: en primer lugar, que se debe tratar de conformar mesas de jurados homogéneos, que no haya jurados comprados o jurados de un solo partido”, indicó el representante de la Misión de Observación Electoral.

 Igualmente, otro de los llamados que se vienen haciendo va dirigido hacia la Fiscalía General de la Nación para que se investigue a toda la cadena del posible fraude electoral. Según Felipe Jiménez, “aquí conocemos a políticos que están en la cárcel por cometer fraude, pero no conocemos a jurados en la cárcel, a testigos en la cárcel, a registradores en la cárcel, solamente estamos consiguiendo una parte de la cadena y nos estamos quedando digamos sin sancionar la mayor parte de la cadena electoral”.

Desde la Fiscalía se han delegado más de 100 fiscales para que se capaciten en temas electorales y en temas de investigación criminal electoral, para que estos, de cara a las elecciones del 2014, se desplieguen en el terreno y puedan hacer presencia en todas las regiones, para así prevenir y, dado el caso, investigar la ocurrencia de delitos electorales. Se espera que al Cauca lleguen varios de esos funcionarios judiciales.

De acuerdo con Jaime Santander, delegado de la Registraduría Nacional del Estado Civil en el Cauca, en cuanto al tema logístico todo está preparado. En el caso del Cauca están planillados 77 puestos de votación en cabeceras municipales, 632 en corregimientos y 8 en cárceles, que significan la instalación de 2.828 mesas, a las que se espera que asista un potencial electoral de 876.086 personas.

Añadió que se está en la etapa de la preparación de los jurados, que en este caso serán 17.000 funcionarios. Mientras que respecto a las condiciones que caracterizan el departamento del Cauca para el tema electoral, Santander indicó que si bien es cierto que existe un mapa de riesgos “donde se han identificado de alto, medio y bajo, en cuanto a la presencia que se puede dar de grupos al margen de la ley que pueden alterar el normal desarrollo de estos comicios, sí es competencia de la Fuerza Pública garantizarnos la seguridad. Nosotros como autoridad electoral, toda nuestra logística, material y el talento humano está listo y capacitado”.

Los riesgos en el Valle del Cauca

“El Valle tiene un comportamiento violento asociado a su zona norte y asociado a la Costa Pacífica, y de pronto una pequeña parte en el sur, en Florida y Pradera”, añadió Jiménez.

MapaValle
Mapa de riesgo por violencia en el Valle.

Se refirió además que en materia de orden electoral está la historia reciente de lo que pasó en las elecciones atípicas en el departamento, “donde una candidatura quería montar una Registraduría paralela”, y de hecho la mayoría de esos funcionarios están judicializados y en estos momentos están esperando una condena.

De acuerdo con Felipe Jiménez, el Valle es uno de los departamentos donde en algunas zonas todavía hay estructuras políticas asociadas al narcotráfico y a los herederos de la parapolítica “que es necesario tener en cuenta y que es necesario poner los ojos y los oídos para evitar que sucedan delitos electorales”.

En el caso de riesgo por violencia se destacan Buenaventura y varios municipios del norte, en los que se mueven bandas criminales. Pero hay zonas donde hay mayor riesgo de fraude electoral como Jamundí, Yumbo y el mismo Cali. En la capital vallecaucana el mayor riesgo por violencia está en las comunas 13, 14 y 15; lo que genera cierta preocupación.

En el Valle del Cauca, de sus 42 municipios, 23 registran riesgo por violencia y 20 por posible fraude para las elecciones del próximo 9 de marzo.

Según la alerta de la MOE, tras realizar el respectivo análisis de la situación del Valle, del grupo de municipios que podrían ser afectados por factores de violencia, se identificaron tres que están en riesgo extremo: Cali, Pradera y Buenaventura.

En cuanto al riesgo por factores de fraude, para la Cámara de Representantes no hay ningún municipio vallecaucano que represente riesgo extremo, pero Cali, Vijes y Bolívar están en riesgo alto, mientras que La Cumbre, Yumbo, Candelaria, Palmira, San Pedro, Guacarí, Buga, Roldanillo, El Dovio y Ansermanuevo están en riesgo medio.

Para el Senado, con riesgo extremo por factores de fraude no hay ningún municipio del Valle; sin embargo, Guacarí presenta el riesgo alto, y Calima, Trujillo, El Dovio, El Cairo, Alcalá y Ansermanuevo hacen parte de las poblaciones con riesgo medio.

El trabajo de observación ha sido constante

Hay que destacar que la MOE ha hecho presencia en dos contiendas electorales: las que tuvieron lugar en 2010 y 2011, y el aspecto más relevante durante el trabajo ha sido la constante del conflicto armado. “Es uno de los aspectos que más tiende a afectar el normal desarrollo del proceso electoral; sin embargo, he dicho que algo que prevalece es la intervención de funcionarios públicos en campañas electorales”, expresó Eduardo Andrés Chilito, coordinador de la Misión de Observación Electoral Regional Cauca.

Según el profesional en ciencia política y docente universitario, se espera contar con un gran número de observadores en calle para los próximos comicios. “Esa es la idea. Se hace un llamado a la ciudanía para que se interese por este proceso para tratar de llevar unas elecciones limpias y transparentes, y le apostamos a que sobresalga una de las labores esenciales que son vitales para la MOE, como es la observación en día de elecciones”.

Asimismo resaltó que existe una plataforma en internet llamada Pilas con el voto (http://www.pilasconelvoto.com), implementada en las pasadas elecciones regionales y locales. Una herramienta diseñada con el propósito de facilitar la recepción y divulgación de información sobre las irregularidades y anomalías electorales percibidas por la ciudadanía en el territorio colombiano.

No obstante, se dejó claro que la información que allí “reposa no corresponde a opiniones o juicios emitidos por la MOE, y no se refiere a hechos verificados por la ella, sino que obedece exclusivamente a reportes hechos directamente por ciudadanos en el portal”.

Eduardo Andrés Chilito manifestó al respecto que en Pilas con el voto “no se define todo, no somos autoridad pero somos un puente para darles conocimiento de esa serie de anomalías e irregularidades a las autoridades para que tomen los ajustes y las medidas correspondientes para corregir en el caso de que existan inconvenientes en el proceso electoral”.

Los retos para combatir el fraude electoral

El reto, según los expertos, es aumentar la capacidad que tienen los organismos de investigación en Colombia, mejorar sus herramientas y su infraestructura porque pareciera que en el pasado los delitos electorales fueran un delito menor, y la MOE cree que no. “Estos delitos pueden ser de los delitos con mayor impacto que hay en la democracia, y creemos que hay que aumentar la eficacia contra ellos”, concluyó su coordinador de Mapas de Riesgo.

Comments are closed.