Vanessa Córdoba se destacó en su primera temporada en el fútbol estadounidense

0

La arquera colombiana, hija del mítico portero Óscar Córdoba, se ganó en solo tres meses la titularidad del equipo del New York Institute of Technology en la participación de la Conferencia de la Costa Este, en el fútbol universitario femenino del país norteamericano. Córdoba fue galardonada además con mención honorable al final del certamen.

La universidad donde juega Vanessa está ubicada en Old West Bury, Long Island /Foto: Cortesía Vanessa Córdoba
La universidad donde juega Vanessa está ubicada en Old West Bury, Long Island /Foto: Cortesía Vanessa Córdoba

Con honores terminó su primer torneo de conferencia este la joven guardameta caleña llegada al fútbol femenino de Estados Unidos hace apenas tres meses, cuando inició también sus estudios universitarios de publicidad en el NYIT becada para jugar el fútbol y estudiar de forma paralela.

A pesar de que su equipo no destacó a nivel colectivo en la ECC (Conferencia de la Costa Este), Vanessa Córdoba ya comenzó a dar pasos firmes en su nueva etapa como jugadora de fútbol en el balompié estadounidense. Fue elegida mejor jugadora rookie, o debutante, y mejor jugadora defensiva en dos semanas de octubre, por méritos como lograr sacar el arco en cero con 13 atajadas de 13 disparos al arco en el primer reconocimiento y por 18 atajadas en la segunda ocasión que ganó el premio semanal.

Además, al término de la temporada en la ECC ganó junto a la australiana Fran Glenny el reconocimiento de mención honorable por su rendimiento en la competencia. Córdoba alcanzó esta mención luego de jugar 13 partidos y encajar solo 9 tantos de 155 tiros al arco que recibió y de los cuales logró responder con 76 atajadas. Incluso batió el récord de su universidad con el menor porcentaje de goles por partido (0,87).

«Comenzar fue difícil»

Vanessa dialogó con EL PUEBLO, medio en el que fue columnista de honor durante el Mundial de Brasil 2014 con su espacio Punto penalpara contar detalles de su experiencia como nueva jugadora en Estados Unidos y dejó en claro que «no me esperaba que en tan poco tiempo me fuera tan bien. Cuando llegué no alcancé a hacer la pretemporada del equipo, sino en la semana justo cuando empezaba el torneo, así que fue adaptarme rápido en los primeros entrenamientos». (Lea también: El mundial que se lleva en la sangre)

La portera caleña ha tenido debilidad por el frío de la temporada y un poco por adaptarse al idioma, pero sabe disfrutar su buen momento /Foto: Cortesía Vanessa Córdoba
La portera caleña ha tenido debilidad por el frío de la temporada y un poco por adaptarse al idioma, pero sabe disfrutar su buen momento /Foto: Cortesía Vanessa Córdoba

La suplencia de los primeros juegos fue una de las primeras duras pruebas de su resistencia: «el primer juego de la conferencia no lo jugué, y en adelante el técnico alternó con la otra arquera cada una un tiempo. Eso para un arquero es complicado porque en pocos minutos puede que te luzcas o que ni la veas. Fue un proceso de adaptarme al juego de aquí, que el entrenador me conociera y conocer al grupo».

Sobre la adaptación al idioma también se refirió: «todo cambia, en la portería se debe hablar mucho con la defensa y el equipo entero, pero es complicado porque tú sabes qué decir pero a veces no sabes cómo. Mientras me acostumbraba fue difícil. En momentos de mucha presión en medio del juego le decía a mi compañera «a la espalda» y ella me miraba y me hacía cara como de que no entendía… (risas) y eso da desespero porque a veces no sabes cómo decir lo que quieres».

Con sus estudios de publicidad, Córdoba dice sentirse feliz. Disfruta las clases de su major pero aprovecha también para ver otras complementarias, como diseño gráfico o relaciones públicas: «Ahora disfruto mucho el estudio, son temas que me interesan mucho y creo que también tiene que ver el año que me tomé luego de salir del colegio para pensar qué quería estudiar. Aquí se encuentra de todo, soy de las menores pero en mis clases aprendo mucho de gente hasta de 30 años. Me ha gustado mucho alternar el tiempo entre el estudio y el fútbol».

Ahora que la temporada de este año ha terminado, Vanessa seguirá su entrenamiento personal como lo hacía en Colombia, ahora más enfocada en sus clases y los trabajos de la universidad mientras vuelve el fútbol universitario en el 2015. (Aquí puede leer las columnas de Vanessa Córdoba para EL PUEBLO)

Comments are closed.