Yamilson Rivera, de la final ante Jaguares al Joan Gamper contra el Barcelona

0

El ex ícono del América de Cali vive su etapa más exitosa como jugador profesional, luego de haber sido fichado por el León de México, actual campeón de ese país, es una de las figuras en cada partido y así lo demostró ante el Barcelona de España, en el partido por el trofeo Joan Gamper que organiza el club catalán anualmente. El partido sirvió de despedida de Rafa Márquez del cuadro mexicano y de bienvenida a Luis Suárez en el cuadro azulgrana.

Por Juan Camilo Palomar

Deportes@elpueblo.com.co

El tumaqueño jugó los 90 minutos ante el Barcelona y fue valorado como el de mejor rendimiento en León /Foto: FC Barcelona
El tumaqueño jugó los 90 minutos ante el Barcelona y fue valorado como el de mejor rendimiento en León /Foto: FC Barcelona

Lejos de las polémicas que suscitaba su presencia en Cali, como cuando ebrio arrolló un bus escolar al día siguiente de un partido al que no había sido convocado, Yamilson parece haber aplomado su carácter en México. Cumplió su sueño de jugar en el extranjero, los hinchas leones lo reconocen y se toman fotos con él expresándole cariño y admiración, y mejora cada día en el fútbol.

Yamilson partió de Cali dejando al América con dependencia hacia él. Los escarlatas todavía no encuentran un líder talentoso que los guíe en su camino hacia el ascenso. Se convirtió en apenas dos años en figura del equipo, en medio de la necesidad de ganar el Torneo de la B para ascender, pero su talento necesitaba más que la agonía roja.

En él se fijó el campeón de México, fue el único refuerzo extranjero del equipo y es titular desde el primer día. Ha llegado para hacer goles. Hizo uno en su debut ante Saprissa y una verdadera perla en la goleada ante el Morelia.

Juega en la posición desde la que se le idolatró en América. Esa donde no desgasta para labor defensiva, pero que le da la suficiente libertad para tomar la pelota un poco más allá del mediocampo y generar las oportunidades más claras de gol. No es delantero pero resulta igual o más efectivo que si lo fuera. Se comparte con el argentino Mauro Bosseli el protagonismo del ataque y a veces, como es apenas entendible entre talentosos, se recriminan la individualidad ajena que por jugadas se exagera. Ambos son la cuota goleadora del equipo.

Le ganó el pulso a Dani Alves

Hace dos meses, cuando América caía goleado ante Jaguares en la final del Torneo Postobón I, resultaba difícil creer que Yamilson, que había perdido la alegría al jugar, fuera a cambiar las gambetas ante los monterianos Luis Sánchez, Ramón Córdoba o José Mondragón, por las fintas que le hizo este lunes festivo a Dani Alves, o incluso a Javier Mascherano, en el juego en el que León cayó paseado 6-0 ante el Barcelona de España.

Se sabía para entonces, en la final del primer semestre, que no seguiría para el segundo vistiendo la del diablo rojo. Que no estaría para ver otro fracaso si así lo fuere, o el anhelado ascenso que ya esperan con desánimo los hinchas escarlatas. Se sabía que la opción más cercana era el León de México, pero aunque se tratara del campeón mexicano, no se lograba imaginar en ese momento que se convertiría en una de las piezas claves del equipo centroamericano, incluso para partidos como este, ante Barcelona, al que León fue invitado por la causalidad (o acaso casualidad) del homenaje a Rafa Márquez, una realidad después de su espléndida actuación en el Mundial de Brasil 2014 comandando al Tri.

Cuando pisó el terreno del Camp Nou, cientos de imágenes del colombiano pisando el templo del fútbol donde un D10s hace delicias cada semana, inundaron las redes sociales. Yamilson compartió terreno de juego con dos de los cinco mejores jugadores del mundo, Neymar y Messi, que se divirtieron marcándole a su compañero Yarbrough, el portero, que sufrió el doblete del brasileño, uno del argentino, dos más de Munir y el final de Sandro que cerró la cuenta.

Hoy Rivera, como lo llaman narradores en las cadenas internacionales, vive un idilio con el balón. Los medios colombianos, que antes dedicaban sus espacios para asediarlo con sus desaciertos disciplinarios, hoy lo exaltan con la tradición con la que se registra cada destacada actuación de un colombiano en el extranjero. Muchos esperaron atentos el partido en el que fue titular ante Barcelona sólo para verlo, para continuar el ritual de festejo de un colombiano que se codea con los grandes, como pasa con los partidos del Real Madrid donde juega James Rodríguez o los del Mónaco cuando marca Falcao. Yamilson aprovechó su vitrina en el Camp Nou y ahora quiere rugir en la búsqueda del bicampeonato del León.

Comments are closed.